Los ajos de Pedroñeras (2) - Cuento de Pedro Escamilla (1882) | Las Pedroñeras

Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (59) Álbumes y cromos (4) Anécdotas (5) Antropología médica (2) Arqueología (4) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (22) Chozos (4) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (40) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (12) Fiestas (19) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (2) Foto semanal (11) Fotografías y postales (51) Fotos del Lugar (9) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (84) Historia pedroñera (167) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (10) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (11) La sección de Fabián (205) Libros (2) Libros de las fiestas (7) Libros sobre Pedroñeras (84) Literatura sobre Pedroñeras (37) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (42) Microrrelatos (9) Miscelánea (11) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (12) Naturaleza en Pedroñeras (8) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (19) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (20) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (74) Poesía (1) por Pedro Sotos (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (6) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (10) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (75) Usos y costumbres pedroñeras (15) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (16) Virgen de la Cuesta (6)

viernes, 16 de noviembre de 2012

Los ajos de Pedroñeras (2) - Cuento de Pedro Escamilla (1882)


Pedroñeras 30 días, nº 128, junio de 2012

Dejamos en la entrega anterior al narrador de este relato visitando al señor Liborio, un rico labrador, noble, jovial y desprendido, el cual tiene por costumbre pronunciar constantemente “¡Benditos sean los ajos de Pedroñeras!”. Al narrador le gustaría saber el porqué de esta obsesión, mientras contempla un lienzo en casa de Liborio en el que este aparece junto a un burro y unas ristras de ajos. Así que vayamos con la

Continuación...

            Quedéme absorto ante la contemplación de aquel lienzo, sin apercibirme de que la mayor de las hijas del señor Liborio ponía café en mi taza.
            -¡Vamos, que se enfría! –me dijo el labrador, tocándome cordialmente en el hombro; luego, señalando el lienzo que yo contemplaba con afán, añadió: -En aquella época todos me llamaban el tío Liborio, y cuando llegaba mi santo, el único obsequio que la escasez de mis recuerdos podía proporcionar a mi persona, era acostarme sin cenar, si el trabajo era escaso.
            -Pero usted ¿ha sido pobre? –le pregunté imprudentemente; luego bajé la vista, avergonzado de la inoportunidad en que había incurrido.
            El bueno del señor Liborio lanzó una carcajada; después, fijándose en mí, me preguntó con toda formalidad:
            -¿Pero cómo? ¿Lleva usted más de un mes en X... y aun no sabe el origen de mi fortuna?
            Y mientras tomábamos el café, me hizo la siguiente relación, que yo alteraré en la forma, aunque no en el fondo:
            En el fondo, el señor Liborio había nacido pobre, tan pobre como Job en su estercolero.
            Se mantenía trabajando en el campo: pero esto le daba muy poco de sí, porque era endeble y enfermizo, y resistía poco; así pues eran contados los que se valían de él para lo que necesitaban.
            Un día se encontró en el campo un borriquillo enfermo y matalon, abandonado por los gitanos; llevole a su casa, y le curó a fuerza de tiempo y de cuidados.
            Con aquel nuevo compañero se dedicó a llevar y traer encargos en los pueblos del contorno, de lo que sacaba alguna mayor utilidad que antes, pero sin que le permitiera salir de su estado casi de mendigo.
            El tío Liborio, que así era llamado entonces, solo consiguió tener un compañero con quien compartir sus ayunos; sin embargo, el burro, más feliz que él, comí yerba en el campo.
            Pasaron así algunos años.
            Cierto día los vecinos del pueblo creyeron que el tío Liborio se había vuelto loco, al verle salir para Pedroñeras, con el burro cargado de ajos, que había comprado la tarde anterior, y que se proponía vender en el mercado de aquel pueblo.
            Para explicar la estupefacción de las gentes que esto veían, y la razón con que sospechaban del buen estado del juicio del tío Liborio, hay que advertir que Pedroñeras y todo su extenso término, está en casi toda su extensión sembrado de ajos, y que por sí solo abastece de este artículo a las dos provincias de Albacete y Cuenca.
            A lo más que podía aspirar el tío Liborio era cambiar el dinero, llevando noventa y nueve probabilidades contra ciento de pérdida.
            Pero sin que le importase un bledo, al parecer, las burlas de sus paisanos, emprendió el camino detrás de su burro, cantando alegremente, llegando a Pedroñeras a la caída de la tarde.
            Al día siguiente, al amanecer, se instaló en el mercado de la plaza con su carga de ajos.
            El tiempo pasaba sin que se acercase nadie a poner precio a su mercancía.
            Sin embargo, el tío Liborio seguía canturreando entre dientes, como quien piensa hacer un buen negocio.
            Al mediodía acertó a pasar por delante de él uno de esos buhoneros que recorren los pueblos vendiendo mil baratijas que encalabrinan el juicio de las mozas, el cual, fijándose en el traje de Liborio, le dijo:
            -¿Usted es de X...?
            -¡Para servir a Dios y a usted! –le contestó el otro.
            -¡Pero, hombre, viene usted a vender ajos al país que los da con más abundancia!
            -¡Pché!... a veces el hombre hace cosas que no debería hacer... si no se dejara llevar de los sueños...
            -¡Cómo de los sueños!
            -Precisamente; figúrese usted que hace dos noches, estando en mi pueblo, soñé, como si lo estuviera viendo, que iba a hacerme rico vendiendo ajos en Pedroñeras.
            El buhonero le interrumpió lanzando una carcajada; después dijo:
            -¡Pero, hombre, si los sueños son ficciones de la imaginación! ¡Quién hace caso de ellos más un loco! Yo también he soñado, y más de una vez, que en el claustro bajo el convento de San Francisco de X..., contando tres losas a la derecha, hay enterrado un tesoro... y ya ve usted qué prisa me doy para ir a desenterrarle.
            Esto dio ocasión a que ambos despachasen un cuartillo en la taberna; después se separaron.
            Liborio malvendió sus ajos por lo que le quisieron dar, y enseguida emprendió el camino de su pueblo.
            Ya no cantaba; iba preocupado con el sueño del buhonero, que podía tener alguna relación con el suyo.
            Acaso aquel encuentro había sido providencial.
            Llegó a X... y esperó la noche, para dirigirse  sin que nadie lo viera al convento de Franciscanos, inmenso edificio en ruinas, abandonado mucho antes de la exclaustración.
            Allí se reunían de día los muchachos del pueblo para jugar, y de noche una multitud de aves nocturnas que asustaban a las viejas desveladas de la vecindad.
            Liborio penetró en el claustro bajo y contó tres losas a la derecha; valiéndose de una barra de hierro y aguijoneando con su convicción profunda, levantó una de ellas, encendió una linterna sorda, y miró en aquella negra cavidad. En el fondo había una osamenta indudablemente de algún religioso.
            Liborio no tenía miedo, pero estaba lleno de ansiedad.
            No se veía más que el esqueleto; apartó los huesos con la mano, levantando las destrozadas tablas de ataúd, y...
            Entonces vio brillar algo.
            Era una caja larga y estrecha con cantoneras doradas.
            Liborio dio un golpe sobre la tapa con su barra; aquella saltó en pedazos...
            ¡Benditos sean los ajos de Pedroñeras!
            Dentro había un verdadero tesoro en piedras preciosas, engastadas en armaduras de plata y oro.
...................................................
            Hoy día viven en X... los herederos del tío Liborio, que os referirán la historia de los ajos.
            No os digo precisamente que hagáis caso de los sueños, pero conviene prestar alguna atención a los que vengan por conducto de un buhonero.

Pedro Escamilla

[©Ángel Carrasco Sotos]

No hay comentarios:

Publicar un comentario