Las Pedroñeras: julio 2019

Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (59) Álbumes y cromos (4) Anécdotas (5) Antropología médica (2) Arqueología (4) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (22) Chozos (4) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (40) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (12) Fiestas (19) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (2) Foto semanal (11) Fotografías y postales (51) Fotos del Lugar (9) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (84) Historia pedroñera (167) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (10) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (11) La sección de Fabián (205) Libros (2) Libros de las fiestas (7) Libros sobre Pedroñeras (84) Literatura sobre Pedroñeras (37) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (42) Microrrelatos (9) Miscelánea (11) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (12) Naturaleza en Pedroñeras (8) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (19) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (20) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (74) Poesía (1) por Pedro Sotos (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (6) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (10) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (75) Usos y costumbres pedroñeras (15) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (16) Virgen de la Cuesta (6)

lunes, 29 de julio de 2019

Homenaje a los labradores y mozos por cuenta ajena


por Pedro Sotos Gabaldón

Recuerdo aquellos labradores por cuenta ajena. En Las Pedroñeras se les llamaba mozos. Eran hombres acostumbrados a las inclemencias del tiempo, al trabajo duro, al frío, al calor, a la lluvia, y dormir poco. Era muy duro lo poco considerados que se sentían.

viernes, 26 de julio de 2019

Aves de Nuestra Mancha: el Águila Culebrera (Circaetus gallicus)

Foto: "La Fuente Jordana", Tresjuncos, 19 de agosto de 2016.

por Job Moya Peraira




Esta vez toca presentar a una de las rapaces más grandes, vistosas y singulares de la comarca. A diferencia de las demás rapaces diurnas, tiene la cabeza grande y redondeada, como los búhos, y los dos ojos casi en posición frontal, lo cual le permite tener visión estereoscópica, imprescindible para medir muy bien las distancias y ganar agilidad con sus presas, las culebras, que se mueven muy rápido y resultan potencialmente peligrosas, incluso mortales. 

miércoles, 24 de julio de 2019

Carpinteros, aperadores y bataneros del siglo XVIII en Pedroñeras: nombres y cuánto ganaban



Hace un tiempo que publiqué la primera parte de este artículo dedicado a los oficios pedroñeros del siglo XVIII. Me ocupaba yo en él de rescatar los nombres de los albañiles que durante el llamado Siglo de las Luces operaban en nuestro pueblo, todo ello siguiendo la fuente esencial del Catrastro de Ensenada, que se confeccionase a mediados de tal siglo. Os sugiero que le echéis un vistazo a esa primera parte, pues quizá alguno de vuestros antepasados esté por ahí mencionado.

domingo, 14 de julio de 2019

Recuerdos de la infancia en Las Pedroñeras: Eran los años 40



por Pedro Sotos Gabaldón

Mi infancia transcurrió en las calles aledañas a la plaza de Las Pedroñeras. Cuando salía de casa, mi madre, la hermana Pascuala "la Huevera", me decía con mucho énfasis:,"Ten cuidao, no te vaya a pillar un carro". Recuerdo que los amiguetes nos juntábamos para jugar en la calle, que era lo que nos encantaba. Jugábamos al fútbol en cualquier calle, en cualquier esquina, en la plaza... El balón lo "forjábamos nosotros, con papeles o trapos viejos y lo atábamos con una cuerda o tomiza. También jugábamos al marro, al francis, a los tres marinos en el mar y otros muchos juegos, como a la pelota a mano (el dale le decíamos) y de frontón teníamos las paredes de la iglesia, en la parte de atrás y entre capillas. También hacíamos algunas travesuras, como saltarnos las paredes del toril (que hoy es callejoncillo tras la torre de la iglesia) y, una vez dentro, hacer de las nuestras. Éramos unos trastos, pero sin maldad. Nos gustaba pasar a la iglesia para subir y bajar las escaleras de caracol de la torre. El maestro Valentín, que tocaba las campanas como los propios ángeles nos echaba fuera de la iglesia. Al paso de los años, el maestro Valentín pasó el testigo a su alumno Juan Tomás

sábado, 6 de julio de 2019

La CINTA en Pedroñeras: Lo que es RECORTAR para embellecer la fachada

Acera encerada en la calle Juan Ortega.

Sí, señor, aún se conserva en Pedroñeras esta primorosa costumbre de RECORTAR. Desde mi casa a mi centro de trabajo hay al menos tres o cuatro casas en las que su dueña (no veréis a muchos hombres haciéndolo) todavía tiene esta bendita costumbre de encerar la acera (valga la expresión). Como podréis comprender, antes de haberlas (la aceras, o ceras, como se dice aquí) no se hacía, pero no deja de ser una variante de lo que significaba recortar hace unas décadas.

miércoles, 3 de julio de 2019

Los años del hambre en Las Pedroñeras (recuerdos de antaño)


por Pedro Sotos Gabaldón


Después de una guerra civil, que nunca debiera haber existido, llegaron los años cuarenta; años llamados del hambre. Estos años fueron terribles para muchas familias, con la escasez de alimentos, enfermedades... a los que la gente no podía hacer frente por falta de recursos. Había familias que no tenían nada que echarse a la boca y tenían que recurrir a familiares, amigos, vecinos... que estaban en mejores condiciones. Había otras familias que tenían que mendigar y buscarse la vida para poder llenar el estómago.