Mayos a la Virgen - Las Pedroñeras | Las Pedroñeras

Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (59) Álbumes y cromos (4) Anécdotas (5) Antropología médica (2) Arqueología (4) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (22) Chozos (4) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (40) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (12) Fiestas (19) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (2) Foto semanal (11) Fotografías y postales (51) Fotos del Lugar (9) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (84) Historia pedroñera (166) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (10) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (11) La sección de Fabián (205) Libros (2) Libros de las fiestas (7) Libros sobre Pedroñeras (84) Literatura sobre Pedroñeras (37) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (42) Microrrelatos (9) Miscelánea (10) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (12) Naturaleza en Pedroñeras (8) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (19) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (20) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (74) Poesía (1) por Pedro Sotos (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (6) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (10) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (75) Usos y costumbres pedroñeras (15) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (16) Virgen de la Cuesta (6)

lunes, 26 de noviembre de 2012

Mayos a la Virgen - Las Pedroñeras



Mientras que el primer tomo de mi Cancionero popular de la Mancha conquense está dedicado a poemas breves, en su mayoría coplillas (cuartetas asonantadas) y seguidillas (alrededor de 4.000 en total), en el segundo recojo todas las composiciones poéticas más amplias, entre las cuales se encuentran los mayos tradicionales que aún se cantan en nuestro pueblo en la noche del 30 de abril, a las 12 (24h). Junto a los más populares, dedicados a las doncellas, se encuentran también estos dedicados a la Virgen. Fijado el texto, os los dejo por aquí según aparecieron en ese libro (aún disponible).


Mayos a la Santísima Virgen

       [Fuente: Lucía Sotos Gabaldón, Las Pedroñeras. Los tenía escritos en un cuaderno escolar].


Principio en el nombre,
Jesús y María,
y San José al norte,
nuestro amparo y guía.

¡Oh!, Virgen María,
número de Apeles[1],
para dibujarte
no traigo pinceles.

Pinceles son plumas,
una me has de dar
de tus alas bellas,
águila imperial.

Águila imperial
que en sueño reposas,
despierta si duermes
y oirás la copla.

Por donde principio
a dibujaros, Señora,
es por lo más alto
de vuestra corona.

Coronada fuiste
con la santa gracia
de tu Hijo divino,
Virgen soberana.

Pues vuestra cabeza,
Virgen soberana,
de misericordia
la tenéis colmada.

Esos tus cabellos,
Virgen, tan hermosos,
que al Cordero inmenso
limpiasteis el rostro.

Virgen, tus orejas
alegran el coro,
sin más que adornarlas
con pendientes de oro.

Virgen, vuestra frente,
un espejo de oro
en donde se mira
vuestro dulce Esposo.

Virgen, vuestras cejas,
del cielo dos arcos,
con su santa gracia
Dios las ha formado.

Me quedo elevado,
Virgen soberana;
dibujar no puedo
tus santas pestañas.

Tus pestañas brillan
como el oro fino,
Virgen soberana,
lucero divino.

Tus hermosos ojos
dos estrellas claras,
que cuando los abres
se alegran las almas.

Virgen, tus mejillas,
rosas celestiales,
fueron acogidas
del eterno Padre.

Virgen, tu nariz,
del cielo un encanto,
que es la que adorna
tu rostro sagrado.

Virgen, vuestra boca,
cuando vino el ángel
con dulces palabras
os anunció el Ave.

Dios te salve, aurora,
Dios te salve, y madre,
que al Verbo Divino
os anunció el ángel.

Con tu santa boca,
Virgen, lo tomaste:
fue para lograr
ser Virgen y Madre.

Ser Virgen y Madre
lograsteis, Señora;
ya estáis en el cielo
colmada de gloria.

Virgen, tu barbilla
tengo en la memoria,
pues es una flor
de azucena hermosa.

Reina de los cielos,
tu hermosa garganta
sola resplandece
entre todas cuantas.

Tienen cielo y tierra
a la hermosa y blanca
que en los altos cielos
los ángeles cantan.

¡Viva nuestra Madre
de Dios adorada,
que es el resplandor
de la gloria santa!

Esos vuestros brazos,
qué dichosos fueron,
que en ellos tuvisteis
al Rey de los cielos.

Esas vuestras manos,
Virgen, tan hermosas,
son las que tomaron
al Rey de la gloria.

Virgen, vuestros pechos,
dos fuentes sagradas,
las que a Jesucristo
sustento le daban.

Dos fuentes sagradas,
Virgen, vuestros pechos,
los que a Jesucristo
sustento le dieron.

Virgen, vuestro talle,
árbol de ciprés,
que en el paraíso
escogido fue.

Virgen, vuestro vientre,
un templo sagrado
donde nueve meses
estuvo encerrado

el Rey de los reyes,
vuestro hijo amado
de la Trinidad,
pues fue visitado.

Virgen, vuestros muslos
¡qué derechos fueron!,
pues fueron las andas
del Rey de los cielos.

Virgen, tus rodillas
son las que adornaron
a la Santa Cruz
puesta en el calvario.

Virgen, vuestras piernas
que por obra y gracia
el Espíritu Santo
las formó en Santa Ana.

Esos vuestros pies,
Virgen, cuando andas;
bendita la tierra,
que en ella descansas.

Esos vuestros pies,
cuando vais andando
a los serafines
vais enamorando.

Que así se venera
a la Inmaculada,
pura Concepción,
Virgen soberana.

¡Oh!, Virgen María,
ya estáis dibujada,
y ahora, Señora,
el mayo os falta.

El mayo, Señora,
que os voy a dar
a mí me parece
que os va a agradar.

¡Oh!, Virgen María,
recibe por mayo
a Jesús Nazareno,
vuestro Hijo amado.

Que de Vos nació,
quedando doncella,
Jesús, Rey supremo
de cielos y tierra.

Pues en Vos, Señora,
ya no hay comparanza:
ser virgen y madre,
ser doncella y casta.

¡Oh, qué gran misterio
que hay en Vos, Señora:
ser virgen y madre,
doncella y esposa!

¡Glorioso José,
qué dicha has tenido:
la Virgen María
vuestra esposa ha sido!

¡Qué dicha tuviste,
glorioso José:
la Virgen María
vuestra esposa fue!

En el alto cielo
se cría una rosa;
dichosa es el alma
que vaya y la coja.

En el alto cielo
se cría un clavel;
dichosa es el alma
que lo vaya a ver.

En la Santa Gloria
hay una alameda;
dichosa es el alma
que vaya y la vea.

De todos, Señora,
ya nos despedimos;
perdonad las faltas
que el mayo ha tenido.

¡Oh!, Virgen María,
sed mi intercesora
para que gocemos
de la eterna gloria.

Ya nos despedimos,
Señora, de Vos,
y así repetimos:
quedaos con Dios.

©Ángel Carrasco Sotos





[1] Apeles fue pintor griego (s. IV a. C.) considerado por los antiguos el más grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario