Siesta de segadores - poesía erótico-castiza, por Fabián Castillo Molina | Las Pedroñeras

Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (59) Álbumes y cromos (4) Anécdotas (5) Antropología médica (2) Arqueología (4) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (22) Chozos (4) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (40) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (12) Fiestas (19) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (2) Foto semanal (11) Fotografías y postales (50) Fotos del Lugar (8) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (83) Historia pedroñera (163) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (10) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (11) La sección de Fabián (204) Libros (2) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (84) Literatura sobre Pedroñeras (37) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (42) Microrrelatos (9) Miscelánea (9) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (12) Naturaleza en Pedroñeras (8) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (19) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (20) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (74) Poesía (1) por Pedro Sotos (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (6) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (10) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (74) Usos y costumbres pedroñeras (15) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (16) Virgen de la Cuesta (6)

sábado, 1 de diciembre de 2012

Siesta de segadores - poesía erótico-castiza, por Fabián Castillo Molina


SIESTA DE SEGADORES


por Fabián Castillo Molina

Estando segando un año
allá por Navalcaballo,
La borrica amaneá
y a lau pastando un rebaño,

a eso ya del mediodía.
 cuando más aprieta el sol.
De comer: patatas fritas;
y de postre: no hay melón.

Se echan un rato la siesta
el matrimonio, en abrojos.
Hay que tumbar mucha mies
e ir dejando buen rastrojo.




Cuando van cogiendo el sueño
el marido oye algo raro.
Se ladea un poco el sombrero,
un poco... de medio lado,
y ve llegar un borrico.
El cabrón viene empalmado.

Aunque es animal pequeño
el bergajo tiene grande.
“(Si no me levanto pronto
este me va a dar la tarde)”.

No termina de pensarlo
el segaor de la borrica
y ve cómo el borriquillo
en ella se engarabita.

Al ser de pequeña talla
y la hembra ser tan grande
aunque está pingau en ella
allí no puede alcanzale.

El segaor pega un brinco
y se le cae el sombrero.
Se encara con el borrico.
Coge la cincha del suelo,
y muy encorajinao
intenta aplacar al burro
pegándole con la hebilla
en los huevos y en el culo.

En vista de que no cede,
más y más enfurecido,
al sabanillo le pega
al pobre borrico entero
en to la mitá la verga.

Al cascale tan de lleno
el animal se resiente.
Se va temblando p’atrás
rechinándole los dientes.

Al momento se rehace
y se va pa’l segaor
que al verlo tan decidido...
¡Ah, me cagüen el copón!

En vista de aquel gran cisco
la mujer coge al chiquete
que a la sombra un aguarón
entre medias de dos haces
sudando y durmiendo tienen.

La borrica amaneá
qu’es tan grande y rezumbona
rompe tomiza y atarre
y deja ramándose´l agua
tras de volcar la bombona.

Arrea por el rastrojo,
el borrico va detrás
y el segaor con la cincha
arreándole cinchás.

Y pa sujetar la fiera
no se le ocurre otra cosa
que agarrarse fuerte al rabo
como si fuera macolla.

La mujer lo ve en peligro
enganchau de esas maneras
y desde el hato vocea:
-”¡Déjalooo y échate afueraaa!”.
No ha terminao de decirlo
 y el borrico da una coz
tirando patas arriba
al segaor tan feroz.

Allí tumbao´n el rastrojo
quejumbroso se debate
pensando pa sus adentros:
-”Esta ya no tiene empate”

Burro y borrica encendíos
corriendo van a parar
a la cuadrilla Perona
que se habían puesto a mirar.

 Entre todos los rodean
y el burro vuelta a montar...
Pero entre hombres y mujeres
lo tumban al cebadal.

Ya por fin cojeando un poco
en medio de la polvisca
aparece Emilio “El Mire”
el segaor de la borrica.

Llega un poquito detrás
el dueño el borrico entero
(por cierto Marcos “ Peneque”)
diciendo no hacerle gracia
que a su borriquillo peguen.

Sin embargo, comprensivo,
reconoce las razones
que da el amo e la borrica:
“Que no quie tener borruchos
ni que la dejen encinta”.

Según “Peneque” declara
un poquitillo después,
se le había escapau el garañón
y se había venío corriendo
desde el Cerro Perdigón.

Así hablando y echando un trago,
riendo y en buena armonía,
entre hoces y zoquetas,
de dediles y tomizas,
se despiden agraecíos
los dueños los animales
de la gente e la cuadrilla.


Fabián Castillo Molina
Años 80.

Nota: Esta composición la hice como regalo de cumpleaños para mi padre, basándome en el relato escrito en prosa que él me había entregado. Pensaba que podría ser válido recitarlo en alguna de aquellas noches festivas del Pozo Nuevo, pero no creo que llegó nunca a estrenarse. Sin embargo, la de El borrico moro, otro trabajo escrito para la Fiesta El Pozo, sí llegó a leerse e incluso a repetirse por la buena acogida y regocijo con el que fue acogido. Será motivo de otra entrada aquí.
[La presente nota tiene fecha 27 de noviembre de 2012]


La siesta (Jean François Millet)

No hay comentarios:

Publicar un comentario