Vía Crucis en Pedroñeras - "Cantar las Cruces": Texto completo | Las Pedroñeras

Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (59) Álbumes y cromos (4) Anécdotas (5) Antropología médica (2) Arqueología (4) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (22) Chozos (4) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (40) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (12) Fiestas (19) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (2) Foto semanal (11) Fotografías y postales (50) Fotos del Lugar (8) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (83) Historia pedroñera (163) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (10) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (11) La sección de Fabián (204) Libros (2) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (84) Literatura sobre Pedroñeras (37) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (42) Microrrelatos (9) Miscelánea (9) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (12) Naturaleza en Pedroñeras (8) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (19) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (20) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (74) Poesía (1) por Pedro Sotos (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (6) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (10) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (74) Usos y costumbres pedroñeras (15) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (16) Virgen de la Cuesta (6)

viernes, 29 de marzo de 2013

Vía Crucis en Pedroñeras - "Cantar las Cruces": Texto completo



Ha sido tradicional en Pedroñeras lo que se ha denominado "cantar las cruces", que consiste en recitar el día de Viernes Santo las coplas que abajo os dejo escritas según las indicaciones que en esta presentación expongo. En ellas se recuerdan los episodios del Vía Crucis de Jesucristo hasta el Calvario.

Después de comer el grupo de gente dispuesto a cantar el vía crucis se reunía en la puerta trasera de la iglesia, siendo tradición dar tres vueltas a un recorrido establecido (todo ello sin beber agua) en el transcurso del cual se irán cantando las diversas "estaciones" ante distintas cruces señaladas en las paredes. Se comenzaba en la parte trasera de la iglesia, y luego el grupo se dirigía hasta el cementerio viejo (actual parque) para subir luego por la actual calle General Amarelle, que es donde se encontraba el Calvario en sí: tres cruces de piedra sobre un ribazo situado entonces en la era de los Morales. Se trataba antes de un recorrido campestre, pues toda esta zona estaba sin edificar antiguamente. A lo largo del recorrido se iban parando ante 14 cruces (más el perdón) antes pintadas o marcadas sobre piedras, y que en este tiempo fueron sustituidas por unas pequeñas de hierro puestas en distintas fachadas.

Destaca el hecho en este extenso poema de que sea Jesús el propio narrador. Muchas personas conservan la totalidad de estas estrofas escritas en cuadernos, y es frecuente que vengan ilustradas con hermosos dibujos que recuerdan estos tristes episodios de la vida de Jesús. Se ve que era tradición guardarlas y decorarlas con mimo.

[Tomadas de mi Cancionero popular de la Mancha conquense; que aún puede adquirirse en las librerías o poniéndese en contacto con el autor]. Léase también sobre la costumbre perdida de rezar las 9 estaciones de Sábado Santo, en esta otra entrada.



El Vía Crucis

Comienzo

                                               Sigamos animosos
                                               la cruz abrazada.
                                               Sigamos sus pisadas
                                               con llanto y pasión.


Acto de contrición


                                               Jesús amoroso,
                                               dulce Padre mío;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.
              
                                               En el huerto orando
                                               por mi amor rendido;
                                                pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               Retrato de penas
                                               que a la columna asido;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               Bella flor del campo,
                                               coronado lirio;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               Clavel disciplinado[i],
                                               llagado y escupido;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               De atrevida mano
                                               tu bello rostro herido;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               Con la cruz a cuestas
                                               tus hombros oprimidos;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               Por mis grandes culpas,
                                               misericordia os pido;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               Divino eccehomo
                                               con la cruz rendido;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.
                                                 
                                               Mi Jesús dulcísimo
                                               con la lanza herido;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.
           
                                               Por estos misterios,
                                               misericordia os pido;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.

                                               Padre de mi alma,
                                               piadoso y benigno;
                                               pésame, Señor,
                                               de haberos ofendido.


Ofrecimiento

                                               Poderoso Jesús Nazareno,
                                               de los cielos y tierras
                                               Rey universal,
                                               hay un alma
                                               que os tiene ofendido;
                                               pide que sus culpas
                                               queráis perdonar.     
                                               Usad de piedad,
                                               pues quisisteis
                                               por ella en cuanto hombre
                                               ser muy maltratado
                                               y en ella expirar.
                                               Y luego podrás
                                               visitar las catorce estaciones
                                               de la Vía Sacra,
                                               donde me hallarás.
                                               Para ir por aqueste[ii] camino,
                                               la cruz en tus hombros,
                                               alma, llevarás
                                               hasta el Monte Calvario, y con ella
                                               mi pasión y muerte
                                               contemplando irás.
                                               Que es medio eficaz
                                               para el hombre que firme desea
                                               servirte y procure
                                               su vicios dejar.


Primera estación

El pretorio en casa de Pilatos
será la primera estación que andarás,
y verás que azotaron mi cuerpo
seis fuertes verdugos hasta descansar.

Sígueme y verás,

que Pilatos sentencia de muerte
me dio, procurando al César agradar.


Segunda estación

La segunda estación es donde,
apenas oyeron sentencia de dar,
los sayones[iii] la cruz me pusieron
en hombros y aprisa me hacían andar.

Sígueme y verás,

que una soga me echaron al cuello
de la cual tiraba un hombre incapaz.


Tercera estación

La tercera estación verás, alma,
que cómo a empellones me hacían andar.
Del madero que a cuestas llevaba,
el peso muy grande me hizo arrodillar.

Sígueme y verás,

que a empellones, a golpes y a palos,
aquellos sayones me hacían andar.


Cuarta estación

En la cuarta estación considera
que, cuando mi madre me vino a encontrar,
de amargura en la calle injuriada,
vertieron sus ojos copioso cristal.

Sígueme y verás,

que, aunque llena de pena y angustia,
siguiendo mis pasos fue su majestad.


Quinta estación

En la quinta estación alquilaron,
para que la cruz me ayudase a llevar,
a Simón Cirineo. Lo hicieron
no porque movidos fueran a piedad.

Sígueme y verás,

que lo hicieron temiéndose todos
que sería yo muerto antes de llegar.


Sexta estación

En la sexta estación una santa,
mujer fervorosa, parose a limpiar
el sudor de mi rostro sagrado
con un lienzo blanco, llena de humildad[iv].

Sígueme y verás,

que mi faz, estampada en tres partes,
quedó en testimonio de aquesta verdad.


Séptima estación

Estación es la séptima donde,
caído en el suelo, otra vez me hallarás;
y, del golpe que yo di tan grande,
después no podía ni un paso dar.

Sígueme y verás,

muy llagado mi cuerpo y mi rostro,
herido, escupido, desangrado está.


Octava estación

En la octava estación me salieron
allí unas mujeres con gran caridad.
Afligidas, lloraban mi muerte
haciendo sus ojos fuentes de llorar.

Sígueme y verás,

no lloréis -yo les dije- mi muerte;
sí por vuestros hijos y por vos llorad.



Novena estación

La novena estación es en donde,
estando mi cuerpo desangrado ya,
fatigado, muy falto de fuerzas,
con la cruz a cuestas volví a arrodillar.

Sígueme y verás,

que esta fue la tercera caída;
llegué con mi boca al suelo besar.

En aquesta estación referida
estando caído me fui a levantar,
y al instante volví a dar en tierra
por ser ya muy grande mi debilidad.

Sígueme y verás,

con las piedras que había en el camino,
mis manos, mis brazos heridos están.


Décima estación

Estación es la décima donde,
habiendo llegado al calvario, verás
que al quitar de mi cuerpo la ropa,
volvieron mis llagas más a renovar.

Sígueme y verás,

que la hiel con el vino mezclado,
aquellos sayones a beber me dan.


Undécima estación

Estación es la undécima donde
la cruz en el suelo tendida hallarás,
y sobre ella tendido mi cuerpo
verás pies y manos, clavados están.

Sígueme y verás,

que al oír del martillo los golpes,
quedose mi madre de dolor mortal.

En la dicha estación me pusieron,
aquellos protervos[v] con gran crueldad,
otra vez la corona de espinas,
mis ojos, mi frente, mi barba a bañar.

Sígueme y verás,

y la sangre, que pura corría,
mis ojos, mi frente, mi barba a bañar.


Duodécima estación

Estación es la duodécima donde,
habiendo llegado, considerarás
cómo en alto la cruz levantaron,
llevando mi cuerpo por mí avergonzar.

Sígueme y verás,

el dolor que sintió allí mi madre
de verme escarpiado[vi] y en cruz expirar.

En aquesta estación los judíos
de tropa me llevan al sitio[vii] donde está
una piedra con un agujero
y la cruz metieron con gran impiedad.

Sígueme y verás,

que tan recio caer la dejaron
que mis pies y manos hicieron rasgar.


Decimatercera estación

Estación es la decimotercia
donde fervorosos fueron a bajar
de la cruz mi sagrado cadáver
dos santos varones con gran humildad.

Sígueme y verás,

que mi madre me tuvo en sus brazos
mientras dispusieron llevarme a enterrar.


Decimacuarta estación

Estación es la decimocuarta
donde sepultura me fueron a dar,
de limosna en un santo sepulcro
en el cual estuve tres días nada más.

Sígueme y verás,

que, después de dejarme enterrado,
lloraba mi madre su gran soledad.


                                               Y con voluntad,
                                               las catorce estaciones y cruces
                                               de la vía sacra donde visitar,
                                               hermanos amados en Cristo,
                                               todo el que quisiere servir y agradar
                                               a Jesús, nuestro padre, y procure
                                               su pasión y muerte siempre contemplar;
                                               que es medio eficaz
                                               para el alma que es firme y desea servirme
                                               y procure sus vicios dejar;
                                               que en su majestad,
                                               nos dará en esta vida su gloria
                                               y luego en el cielo nos dejará entrar.


                                                Perdón, ¡oh, Dios mío!,
                                                perdón e indulgencia,
                                                perdón y clemencia,
                                                perdón y piedad.

                                                Peque ya mi alma,
                                                su culpa confiesa,
                                                mil veces me pesa
                                                de tanta maldad.

                                                Mil veces me pesa
                                                de haber obstinado
                                                tu pecho rasgado,
                                                ¡oh, suma bondad!

                                                Yo fui quien del duro
                                                madero inclemente
                                                te puse pendiente
                                                con vil impiedad.

                                                Por mí en el tormento
                                                tu sangre vertiste
                                                y prendas me diste
                                                de inmensa bondad.

                                                Mi rostro cubierto
                                                de llanto lo indica.
                                                Mi lengua publica
                                                tan triste verdad.

                                                Tu amor, Jesús mío,
                                                será mi anhelo.
                                                Amantes del cielo,
                                                su amor ensalzad.



[i] disciplinado: entiéndase jaspeado de varios colores.
[ii] aqueste: arcaísmo por este. Ídem infra.
[iii] sayones: entiéndase en el sentido figurado de verdugos.
[iv] Se refiere el texto a Santa Verónica, quien, según la tradición, le enjugó a Jesús el sudor del rostro.
[v] protervos: obstinados en la maldad, perversos.
[vi] escarpiado: participio de escarpiar, voz antigua que significa ‘clavar con escarpias’.
[vii] Sitio enclavado en el monte Calvario o Gólgota.

©Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario