Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (137) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (163) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (52) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (2) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (3) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

miércoles, 28 de enero de 2015

Ordenador versus alma (relato) - El rincón de Teresa



Ordenador versus alma




Ahora, el alma de cada uno, es su ordenador. Cuando alguien se acerca al mío, parece que me la va a robar. Por otro lado, es un descanso, poder dejarte el alma en casa, con clave de acceso. Vas al trabajo, a la compra y al cine completamente desalmada. Te digan lo que te digan, no te hieren, porque tú vas tranquilamente sin alma, así que ya solo te duele si te pegas una leche, te das un golpe con algún cajón o sufres un ataque de apendicitis.


Le escribes lo que quieres, lo guardas y lo puedes olvidar completamente, que ahí lo encontrarás cuando te haga falta: los agravios, para cuando llegue la hora de resarcirte, los arrebatos de amor transformados en poemas, cartas que se envían y las que no. Lágrimas en forma de letras y fotos con todos los colores de lo que ya pasó, para siempre jamás. Te puedes descuidar. Tu cara ya no es el espejo de tu alma. Es el vivo retrato de tu amigo ordenador.


©Teresa Pacheco Iniesta

No hay comentarios:

Publicar un comentario