Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (75) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (167) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (16) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

sábado, 31 de enero de 2015

Memorias y vivencias de Emilio Castillo Ramírez (3): La Guerra Civil (1)


Memorias y vivencias de
Emilio Castillo Ramírez

Capítulo tercero:
La Guerra Civil (I)
Cómo vivimos aquellos primeros días y un poco más.


Ya llegó el 18 de julio de 1936, que fue cuando explotó la guerra, como hemos dicho siempre, o la revolución que también se decía. Se armó una de mil demonios, un jaleo de miedo. Nosotros, mi hermano Ángel y yo, que por aquellos días estábamos segando no me acuerdo de quién, nos pilló estando durmiendo un poco y al oír el jaleo, salimos de brisca, también corriendo a ver lo que pasaba por el pueblo. No sé si ese mismo día, pero quizás al siguiente, salía la gente a la carretera diciendo !que vienen los fascistas! ¡que viene los fascistas! Unos con escopetas y pistolas, otros con hachas, otros con horcas de hierro y con pinchos de alabarderos. Pusieron guardias en las carreteras por todas partes, pero no vinieron fuerzas en aquellos primeros días de la revolución.

Los capitalistas del pueblo huyeron al poco tiempo a la capital o donde ellos tuvieran amistades. Les requisaron todo el capital, pero solo a los más ricos, a los pequeños capitales no les tocaron, eran respetados. Esto se hizo al amparo de un decreto que publicó el gobierno de la nación  en el que se decía Que las explotaciones que no fueran suficientemente aprovechadas, cultivadas, o que hubieran sido abandonadas podrían ser expropiadas y repartidas a los campesinos. Las emisoras en todo momento publicaban lo que estaba pasando, aunque la única radio que había entonces en el pueblo, al menos que yo recuerde, era la que tenía el ayuntamiento, y que con altavoces conectados con vistas a la plaza de vez en cuando nos informaban. Era por entonces alcalde Nemesio Pacheco Jiménez, creo que durante 1936 y algo del 37 porque luego ya fue Nicasio Cubero.

Se formó un consejo entre los mandamás como si fuera un ayuntamiento aparte y allí se administraban todos los capitales requisados.

Las casas de los patronos que vivían bien, aunque no pudiera decirse que fueran ricos, también fueron tocadas y a sus dueños les molestaron algo; les pedían jamones, algún cordero si tenían ganado, víveres…  y algunas mulas también se llevaron a la guerra para el ejército para transportar comida y ametralladoras.

No solo eso, sino que había un continuo llamamiento a los jóvenes que todavía no estaban en quintas y al mismo tiempo comenzaron a llevarse hombres para el frente de las quintas más recientes. Esto era forzoso. Vaya cuerpo que les ponían a algunas familias. Otros salían voluntarios para el frente, cosa de jóvenes, que luego algunos murieron pronto.

En el castillo de Belmonte formaron un batallón de jóvenes voluntarios de 18 años y algunas mujeres, una que le decían Siega, otra Rubenay otra hija del hermano Calasanz". Había casos curiosos, como el de mi hermano Ángel, que se fue desde el campo, sin mi padre saber na; estaba trabajando en un pequeño azafranal nuestro y  tenía entonces 17 años.  Desde Belmonte se lo llevaron al frente, o sea a las trincheras; éste y varios más se enrolaron en una brigada que formó el capitán Galán que fue de Carabineros. Luego, muchos años después, estando mi hermano ya viviendo en Valencia, en una carta nos escribió detalles y razones que le movieron a tomar la decisión de alistarse tan joven. Esta carta la conservo y escribo aquí parte de lo que decía en ella:

Emilio, me dices cómo pasé los días del 18 de julio al 15 de octubre del 36, fecha en la que me fui, pues ya puedes comprender. En el pueblo, no había más arradioque uno en el Ayuntamiento y los altavoces sin parar, llamando a todos los hombres a filas para defender a España y al gobierno constituido por el pueblo, pues ya te puedes figurar, comentando la situación con amigos…  ya un día pensamos irnos, no me acuerdo cuántos, pero nos fuimos quince o veinte al castillo de Belmonte, ese fue mi primer viaje. Entonces todo era en nuestro pensamiento un camino de rosas, nos daban de comer y beber, pues estupendo. Uno de tantos fue José el de la Patronaque vivía al lado de la tienda de Luis Pérez, frente a la casa del cura; a este lo mandó su padre a labrar con un par de mulas que tenían y se dejó las mulas en un control que había en la Alcantarilla; yo me dejé un rastro de azafranal en el tajo, porque me mandó mi padre a arrastrar el azafranal, pues estaban ya a punto de romper los tallos de la rosa. Severiano el de Sanantón, después de irnos, fue su padre a Belmonte a por él y se lo trajo al pueblo, pero a los dos días se volvió a ir otra vez al castillo. Y otros que ya no me acuerdo en qué circunstancias o situación estaban cuando salieron con nosotros. Desde el castillo de Belmonte, nos llevaron a Daimiel (Ciudad Real). Allí nos distribuyeron a casas particulares, y  a mí me enviaron con Fernando Segovia, era muy campechano, ya lo sabes tú, y cantaba bien. La familia Espinosa le decían donde nos alojaron, me he acordado ahora sin pensar. Se portaron muy bien con nosotros. No hemos sabido más de ellos.

Yo sé que esto  que hice les disgustó mucho a nuestros padres, ahora lo comprendo. ¡Pero era una situación alarmante, de emergencia!, y nos pedían que fuéramos a defender la causa y la razón. El gobierno legal constituido por el pueblo español era el que nos llamaba. Insisto, sé que les hice sufrir, y más a padre que estaba enfermo. Siempre lo he tenido presente, tanto que cuando años después de acabar la guerra, estando en El Altec (Alicante) cumpliendo el servicio militar, donde me llevaron forzoso después de volver de Francia, y las pasé putas; encontré una poesía corta que siempre he conservado, también te la envío, sé que te gustará, porque estas cosas siempre nos han gustado. Se titulaba no puedes ir a la guerra, me identificaba un poco con ella como le ocurrió a muchos jóvenes, menores de edad, voluntarios. Decía así:

No puedes ir a la guerra;
 tienes solo quince años,
y desde que padre ha muerto
 ¡vivimos de tu trabajo!
 ¿quién ha de regar la huerta?
¿Quién labrará nuestro campo?
  ¿quién te haría las caricias
si tú te pusieras malo?
No puedes ir a la guerra
¡Tienes solo quince años!
Hijo… ¿Sabes lo que dices?
Hijo ¡tú no lo has pensado!
 me quedaría yo sola,
 vieja y pobre y sin tus manos,
que son callosas y negras
y duras en el trabajo,
 y son blancas y son suaves
y finas acariciando.
 ¿Matar tu, siendo tan bueno?
¡Tú morir siendo tan guapo!
No puedes ir a la guerra
¡tienes solo quince años!
——————
La verdad es que aunque la he  leído muchas veces, siempre me ha emocionado

Sigo con lo que yo recuerdo. Al poco de comenzar la sublevación, se formó una colectividad como si fuera una cooperativa, entre socios del partido socialista que había varios. Ellos eran los encargados de llevar algunos capitales, como el padre de las Abudas", el Zoco Roscas,  y otros más que no recuerdo ahora. Todo esto duró lo que duró la guerra. Hubo muchos agricultores que les dieron tierras a renta,  porque ellos no tenían para trabajar, pero todas las tierras que sembraron tanto las de la colectividad como las demás, al acabar la contienda todo se lo quitaron, y lo que habían sembrado en ellas. Así que los ricos, dueños de aquellos capitales, hicieron igual que habían hecho los partidarios de la república legal con ellos al comenzar la guerra; pero ahora a todos además de pobres los dejaron arruinados, y para remachar el clavo, el dinero que había en la zona roja no valió nada.

Y así fueron los principios de la guerra, cosa bastante seria.

Yo no me incorporé al frente hasta pasados unos cuantos meses, casi un año después de comenzar la guerra,  fue cuando llamaron a los de mi quinta, la del 34. Esto ocurrió en junio del 37. Mientras tanto, en el pueblo seguí trabajando en las pocas tierras que tenía mi padre a renta y como me gustaba escribir y las cuentas y eso, entré en el comité del pueblo y me hicieron secretario administrativo y en mi tiempo libre me encargaba de hacer los carnés del partido comunista. Uno de los carnés que hice fue el de Augusto Peña Usón, que era el médico del pueblo y tenía buena fama. Finalizada la guerra, creo que fue el primer alcalde que nombró el nuevo régimen.

©Fabián Castillo Molina



No hay comentarios:

Publicar un comentario