Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (76) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (171) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (22) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (5) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (46) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

sábado, 11 de marzo de 2017

¿Podrían renovarse los carnavales de Las Pedroñeras? Una propuesta para ello


por Fabián Castillo Molina




Sin duda, hay varios tipos de carnaval dignos de conocer, a partir de los más populares y mundialmente famosos. Los más mediáticos son los de Río en Brasil y los de Venecia en Italia, cada uno por su peculiar forma de enfocarlos y vivirlos, hacen participar a varios miles de personas y levantan curiosidad por vivirlos en alguna ocasión a gentes de todos los lugares del planeta. En nuestra España peninsular destacan los carnavales de Cádiz, con múltiples charangas y chirigotas con grupos creativos, artísticos con gracia y humor y a la vez críticos. En la España Insular, los de Canarias por su vistosidad en el vestuario y montaje de los desfiles de comparsas y por su atrevimiento, que siempre consigue ser noticia, como el de este año que ha levantado ampollas.



En la mayoría de los pueblos, los carnavales tienden a imitar lo que les parece más atractivo y vistoso y, cada vez se ha generalizado más el desfile de agrupaciones y peñas, que de manera uniforme preparan su vestuario, eligen la música que les va a acompañar y finalmente hacen desfilar a ritmo de samba o al que marque la moda, con la pieza más pegadiza y bailable de la temporada, con sus correspondientes carrozas y en el trono la Reina de ese grupo luciendo sus más espectaculares galas. Todo muy organizado y ensayado, cumple su cometido: divertir y entretener al público, que espera y resiste sus dos largas horas a pie de calle esté como esté el tiempo.




Viendo el desfile carnavalesco de 2017 en Las Pedroñeras, con los diferentes grupos venidos de otros pueblos como Las Mesas (el que más destacó), era inevitable pensar en lo parecido que era al de todos los años, sin quitar mérito al trabajo y el esfuerzo realizado por todas las personas que participan activamente en su organización y desarrollo. Pensaba también qué ocurriría si a cada una de las personas que de manera disciplinada ensayan y repiten una y otra vez su baile, ritmo y (alineación un tanto militar) se le propusiera una tormenta de ideas para crear al final de cada comitiva un número original diferente y ajeno al que le precede con un toque crítico, de actualidad y haciéndose eco de lo que sucede en el mundo que merece solución y cambio para evitar que los derroteros de esta sociedad acaben en un nuevo cataclismo mundial. Sería una buena ocasión con numeroso público atento a las novedades.




Mezclar la parte festiva y desenfadada, con la vuelta a la realidad y el toque de atención para poner los pies en el suelo, y hacer pensar por un momento en lo que no debemos olvidar y que desgraciadamente olvidamos o tratamos de no ver porque molesta. ¡Hay tantas cosas en el mundo que nos afectan, que podríamos cambiar si pusiéramos algo más de nuestra parte!




El carnaval, como tantas otras fiestas populares, ya sabemos que es un momento para disfrutar y olvidar las preocupaciones y penalidades del mundo, pero si nos fijamos en las caras de los participantes en los desfiles, en la mayoría de sus rostros no se muestra una alegría y desenfado ajeno a su actividad, sino en muchos casos una preocupación por seguir las indicaciones marcadas y cumplir lo mejor posible, como si realmente lo que van haciendo fuera un trabajo.




Para terminar, animo a comprobar qué grado de creatividad hay en esos grandes grupos de jóvenes, y no tan jóvenes, que deciden entrar en una peña, una comparsa o en una asociación y someterse a la disciplina cuasi militar de estos desfiles. Creo que sería muy interesante probar a crear algo diferente, original, crítico, solidario con la sociedad que nos toca vivir, y no solo limitarse a los desfiles, sino dejar libertad de movimientos a los grupos sin horarios predeterminados, como en su momento se vivió en Pedroñeras y otros lugares, con alegría y sin preocupaciones.



1 comentario:

  1. No estoy de acuerdo en lo que has comentado de que los participantes de las peñas no van disfrutando y van pendientes de no fallar en las coreografías etc...
    Yo personalmente bailo en una Peña y para nada llevamos caras preocupantes de como lo hacemos, al contrario vamos cantando, sonriendo, animandonos, etc..

    ResponderEliminar