Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (137) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (163) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (52) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (2) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (3) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

martes, 26 de mayo de 2015

La granizada de mayo desde mi balcón: fotos inéditas del menda

Todavía algunos coches circulaban mientras el golpeteo de las piedras heladas contra sus techos se convertía en un clamor doloroso.


La granizada del otro día dejó en Pedroñeras y en gran parte de la Mancha destrozos irreparables que bien los seguros bien el gobierno de nuestra comunidad tendrá que paliar de alguna manera. Por aquí os dejo algunas fotos ilustrativas y elocuentes que tenía en la cámara sobre lo que desde mi balcón se pudo ver. Estos espectáculos de la naturaleza son, evidentemente, muy llamativos, pero los que somos de campo o de pueblo o como queráis no los dejamos de ver siempre con el pensamiento puesto en el daño que provocan en las siembras y plantíos. Una sensación agridulce: por un lado está el niño que queda embelesado por la circunstancia; por otro, el hombre que aplica la razón y otro tipo de sentimiento regulado por la conciencia. En fin, las fotos.


Las bolas infames comenzaban a cubrir el suelo y el granizo azotaba los árboles de la avenida.


Tras la vieja fuente de la báscula se iba amontonando el granizo al chocar contra la pared lateral del edificio.

No es que el objetivo estuviese desenfocado, es que la turbia y gruesa cortina del pedrisco impedía casi ver con claridad lo que tras ella había.


Al menos durante media hora cayó la non. Mientras ese espectáculo tenía lugar, uno pensaba en el campo, pues esto, evidentemente no podía traer nada bueno.


Había visto muchas veces granizar, pero, desde aquí, nunca había contemplado golpear al granizo con tanta violencia contra esa pared lateral que, de la cantidad, parecía blanca y dejaba caer el agua y el hielo como una catarata hacia el suelo. Verlo en directo, sobrecogía. Fijaos bien.


Mientras, en el lateral de la calle se iba formando un charco en el que las bolas salpicaban alegremente a su buen tuntún como jugueteando sin saber del mal que hacían.


Por no verse, no se ve ni el agua que ya corría por la calle.


Otra apaecía.


Y luego todo volvió a la calma, y la vida tornó a tomarle el pulso al tiempo. Todo estaba enlagunado en el Lugar, pero eso solo indicaba que en gran parte del campo uno se encontraría lo peor. No íbamos mal encaminados.


©Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario