Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (54) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (17) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (77) Historia pedroñera (141) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (180) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (28) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (6) Naturaleza en Pedroñeras (3) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (48) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (5) Virgen de la Cuesta (6)

martes, 24 de febrero de 2015

¿Quién fue el ministro José Mª Álvarez-Mendizábal? Datos biográficos



En más de una ocasión nos hemos acercado por aquí a la figura política de José Mª Álvarez-Mendizábal y Bonilla (véase esta entrada). Esta completa semblanza que os presentamos por aquí está recogida de la obra de Ricardo Robledo Los Ministros de Agricultura de la Segunda República (1931-1939) (Política y Sociedad en la España del siglo XX).

José María Álvarez-Mendizábal y Bonilla, abogado y político, nació en Las Pedroñeras (Cuenca), el 14 de agosto de 1891, y falleció en esta misma localidad conquense, el 21 de febrero de 1965. 

Perteneciente a una familia acomodada, biznieto del Ministro Mendizábal, Álvarez-Mendizábal, militó en el Partido Liberal durante la Restauración, e ingresó tras la proclamación de la II República en el Partido Republicano Radical. Fue Diputado por este Partido en 1931 y 1933, y en 1936 como independiente en las listas de Frente Popular, lo que le valió el calificativo de “tránsfuga de todos los partidos” en un agitado debate parlamentario de julio de 1936. Como la discusión de su acta de 1936 coincidió con la de José Antonio Primo de Rivera, candidato también por Cuenca, hubo ocasión para que los falangistas le tildaran de “aventurero político”. 

Desempeñó brevemente el cargo de Director General de Agricultura a fines de septiembre de 1933, siendo nombrado al mes siguiente con Cirilo del Río Subsecretario del Ministerio de Agricultura, cargo que desempeñó también con el ministro Joaquín de Pablo. Como radical disidente, afín al centrismo de Portela, fue nombrado Ministro de Agricultura, Industria y Comercio en el Segundo Gobierno Portela Valladares (30 de diciembre de 1935). El gobierno anterior había durado dos semanas debido a la crisis provocada por las maniobras de Gil Robles (apoyadas desde dentro por Martínez de Velasco) para volver al poder. Ninguno de los Ministros, ni de las fuerzas políticas representadas en los últimos gobiernos (radicales, CEDA, agrarios, regionalistas) tuvieron cabida en este último gabinete encargado de convocar las elecciones de febrero de 1936. 

Ocupó diversos cargos en las Cortes, entre ellos el de Presidente de la Comisión de Agricultura entre noviembre de 1934 y febrero de 1935. Su postura frente a la ley de bases de la reforma agraria de 1932, como la del partido radical, consistió en limar los aspectos que pudieran perjudicar a las clases medias agrarias, defendiendo al cultivador directo. Cuando llegó la hora de la contrarreforma agraria de 1935 Álvarez-Mendizábal mantuvo posiciones de centro, oponiéndose al desahucio de yunteros y manteniendo una dura oposición como “la voz de la conciencia de los radicales” para que no triunfaran las medidas más reaccionarias de los representantes del partido agrario. Es más, consiguió añadir en el proyecto de ley de Velayos un artículo que permitía expropiar una finca en casos de “utilidad social” mediante ocupaciones temporales que anticiparan los asentamientos (artículo 14 de la Ley 9-XI-1935). Meses más tarde se convertiría en el instrumento legislativo aplicado por los gobiernos del Frente Popular para acelerar la implantación de la reforma. 

Dada la escasa duración de su mandato y, sobre todo, las circunstancias político-electorales de las primeras semanas de 1936 poca relevancia tuvieron las “medidas urgentes y definitivas” para resolver el problema triguero, que no hacían más que incrementar el escepticismo de los afectados (decretos del 22-I-1936 sacando trigo –adquirido por el Estado– para piensos), o la aprobación de algunas disposiciones del Instituto de Reforma Agraria cuya Presidencia también desempeñó. Quizá más eco tuvieran sus declaraciones (ABC 8-I-1936) en las que (a diferencia de la “reunión de un grupo de camareros o cocineras que al fin y al cabo representan alguna fuerza”) quitaba importancia a las noticias sobre reuniones clandestinas de jefes y oficiales del Ejército, manifestando que los militares comprometidos en conspiraciones nunca cumplían su palabra... Azaña consideró una imprudencia estas palabras de quien desempeñaba también la función de Ministro Secretario, si bien creyó que expresaban la pura verdad. 

En su breve etapa de Ministro no siguió, según Malefakis, las inclinaciones progresistas que había mostrado en los debates parlamentarios. Él mismo se excusó, cuando alguien le recordó su paso por el Ministerio (D.S. 1-VII-1936), de no haber dispuesto más que de cuarenta días y con las Cortes cerradas. No obstante el Decreto de 6-II-1936 se planteó “para aplicar coactivamente la reforma agraria” y en vez de esperar la buena voluntad de los dueños para ofrecer las fincas (de acuerdo con la ley Velayos) dispuso que fueran las delegaciones del IRA las que señalaran las fincas más adecuadas para resolver el problema campesino.

ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario