Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (76) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (171) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (22) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (46) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

jueves, 12 de febrero de 2015

El juego del hortelanillo en Pedroñeras: un juego propio de matanzas







Había determinados juegos que se practicaban en situaciones concretas en que se reunía gran cantidad de gente. Este del hortelanillo (nº 76 del Folcolore infantil de Las Pedroñeras) era uno de ellos, propio de matanzas y atorgos.


Huelga decir que se trata de un juego o diversión perdida para el pueblo, una vez que desaparecieron los contextos que amparaban su conservación. Es más, creo que son ya pocos los que lo recuerdan, pero no es otro mi principal afán en este sentido el dejar constancia de su desarrollo. Formó parte de nuestro folclore, y, por tanto, de nuestra historia, durante muchos años. Estas estrofas de las que un día me informó mi amigo José Mª Araque son las únicas que tengo referentes a este juego. Hubo de tener una extensión mayor, pero no he logrado documentarlo en otras zonas.


El juego:

Como digo, era muy común en las matanzas del cerdo para amenizar el día. Un mayor tomaba una guitarra y, con cierta melodía, les cantaba a los niños que por allí andaban jugueteando. Cuando el cantor llegaba a esa parte en que se dice "y luego a dormir", los niños se tumbaban rápidamente en el suelo y cerraban los ojos. La guitarra, entonces, dejaba de sonar. Pero pronto comenzaba su música a llenar el ambiente y en el momento en que esto ocurría, los niños se lavantaban súbitamente.


                                               El hortelanillo
                                               que siembra sus habas:
                                               primero unas pocas
                                               y luego otras pocas;
                                               y luego a dormir.


                                              Tamién las sembraba asina
                                               ay asina asina y así.


                                      El hortelanillo
                                               que pone cebollas
                                               y luego las vende
                                               a dos perras gordas;
                                               y luego a dormir.

                                               El hortelanillo,
                                               que siembra patatas,
                                               son a real y medio,
                                               tampoco son caras,
                                               y cuenta el dinero
                                               y no ha juntao nada;
                                               y luego a dormir.

                                               El hortelanillo,
                                               con los pies mojados
                                               dice a su mujer:
                                               “Esto se ha acabado”;
                                               y ella le responde
                                               con mucha razón:
                                               “Si no quieres huerta,
                                               métete a pastor”.

ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario