Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (76) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (171) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (22) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (46) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

miércoles, 18 de febrero de 2015

Olvido (relato) - por Teresa Pacheco Iniesta



Olvido





Olvido es una mujer muy bella, pero nunca había reparado en tal cosa. Al contrario de lo que les pasa a otras muchas, que se creen hermosas sin serlo. El nombre de Olvido, que es también precioso, fue en su caso como una premonición o una advertencia. Se quedó sola después de pasar años cuidando a sus padres y a sus hermanos pequeños, que volaron del nido sin contemplaciones en cuanto pudieron. 


Justo después de enterrar al último muerto del pueblo perdido en la sierra, se subió a un coche de línea al que llamaban "la Golondrina", porque podía marcharse bien lejos, con una maleta pequeña y se alejó de aquel cementerio donde había estado más cautiva que viviendo. Bajó del autocar viejo y maltrecho, cansada después de horas con paradas en mil pueblos. Allí esperaba impaciente con un ramo de treinta rosas rojas y todo el pelo blanco, su gran secreto. Se abrazaron un rato muy largo, porque nunca se habían tocado más que las puntas de los dedos en el intercambio de cartas y paquetes con encargos diversos. Luego salieron de la estación cogidos del brazo, felices después de treinta años viéndose en sueños y una vez por semana cuando él cruzaba el pueblo conduciendo ese mismo coche de línea y paraba cinco minutos escasos. Ahora ya está jubilado y Olvido ha regresado a la vida, que dejó pendiente todos estos años.

©Teresa Pacheco Iniesta

No hay comentarios:

Publicar un comentario