Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (118) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (55) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (28) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (72) Historia pedroñera (135) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (5) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (157) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (52) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (2) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (1) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (43) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (70) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (1) Virgen de la Cuesta (6)

jueves, 5 de noviembre de 2015

El venerable Fray Francisco de la Cruz y su milagro ante unos pedroñeros


Hace ya un tiempo, nuestro colaborador Miguel Ángel Vellisco nos daba noticia de dos milagros por obra del Santo Rostro de Jesús, que se venera en Osa de la Vega. Las personas o familias que habían sido beneficiarias de ellas eran de Las Pedroñeras y ese fue el motivo de traerlos a este blog. Puedes leerlos transcritos pinchado AQUÍ. Están tomados del libro publicado en 1695 Tesoro del cielo del Santo Rostro de Jesús.


En otro "milagro" o cosa parecida estuvo involucrada otra pedroñera que acudió con su esposo, endemoniado, a la iglesia de La Alberca de Záncara, donde se hallaba enterrado el venerable siervo de Dios Fray  Francisco de la Cruz, quien visitó en peregrinación los santos lugares de Jerusalén, Roma y Santiago de Compostela yendo con una cruz a cuestas y alimentándose de pan y agua una vez al día. 

El singular hecho a nuestro interés se recogió en el libro Vida de el venerable siervo de Dios Fr. Francisco de la Cruz, Religioso de vida activa del Orden de N. Señora del Carmen de la Antigua... (abajo os dejo la portada para que podáis completar el título) y por aquí os dejo la transcripción de lo que en él puede leerse:


El milagro

En otra ocasión entró en la iglesia de Santa Ana de la Alberca una mujer natural del lugar de las Pedroñeras, que traía a su marido enfermo, y entrando en la dicha iglesia, a tres pasos que dio el enfermo, se sentó, y al mismo punto se oyeron muchos golpes dentro del sepulcro de Fray Francisco de la Cruz; y con la novedad tan grande que causó este suceso acudieron los Religiosos, y al mismo tiempo mucha gente de la villa, y preguntaron a la mujer que enfermedad era la que tenía aquel hombre que venía con ella. A que respondió que era su marido, y que tenía malos espíritus que le atormentaban; y como los golpes se repitiesen dentro del sepulcro apresuradamente, por reconocer si aquel hombre era la causa de tan rara maravilla le sacaron de la iglesia, y al mismo punto cesaron los golpes; en que se debe advertir cuán grande fue la enemistad del Santo varón contra el enemigo del género humano, pues el Señor la quiso explicar con aquellas señales, aun después de muerto, al modo que quiso también que el corazón del gran Doctor de la Iglesia San Agustín se sobresalte con repetidos movimientos cuando entra algún hereje en la iglesia adonde está, y para que los muertos enseñen a los vivos cómo se han de portar con el demonio y la culpa; dando a entender que, si puede haber causa para que sus cuerpos vuelvan a recibir sus espíritus, sólo puede ser la de enseñarnos con el ejemplo de que nunca estemos en paz con tales enemigos.



Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario