Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (114) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (54) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (28) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (27) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (5) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (71) Historia pedroñera (133) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (5) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (151) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (51) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (16) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (2) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (9) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (41) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (70) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (7) Viajecetes (3) Vídeos (1) Virgen de la Cuesta (5)

sábado, 21 de noviembre de 2015

Cartas, pan y zapatillas: un cuentecillo pedroñero que fue real



por Fabián Castillo Molina




Lo que voy a contar puede parecer un cuentecillo, pero no lo es. Me enteré de esta historia la semana pasada en Pedroñeras. Llegó a mí parte de ella a través de una sobrina del protagonista. Evencio Martínez se llamaba, y le pusieron ese nombre poco frecuente, según me contó ella, porque nació el día 3 de mayo, día de la evención de la Santa Cruz, según dijo que le decía su madre, hermana de Evencio.

Conservaba la sobrina como oro en paño, enmarcada y protegida tras un cristal, una carta de su tío, dirigida a sus padres, aunque realmente a quien se dirigía en la misma era a su madre. Esta carta era lo único tangible que de él quedaba. Evencio había nacido en Las Pedroñeras en 1918 y la carta estaba escrita en una cuartilla a doble cara con tinta de tintero y pluma, no estilográfica; fechada el 16 del 4 (o del 9, no está claro el número del mes) de 1938. Por tanto, Evencio tenía entonces 20 años. Se encontraba hospitalizado o en tratamiento de su mal en los balnearios de Valdeganga, que controlaba el bando republicano, cuando se aproximaba ya el final de la guerra civil. 

Según cuenta la sobrina, casi todo el tiempo desde que lo incorporaron al frente estuvo enfermo. No hay más cartas, ni tampoco una foto. Por lo tanto, la carta, protegida así de su deterioro, la había colgado como un recuerdo sentimental valioso en la pared de una habitación donde por la tarde pegaba el sol un rato. Sin duda quería que la carta estuviera bien iluminada al menos durante alguna parte de los días luminosos. Poco a poco, el sol se había ido comiendo la tinta hasta no ser posible leer ya algunas palabras. Daba la impresión de que también la carta se estaba muriendo poco a poco. A la sobrina le costaba mucho entender lo que escribió su joven tío, aunque lo hacía en su mismo idioma. Solo podía distinguir alguna frase incompleta, por lo que desconocía realmente el contenido de la misiva. Por fin, este día, el sábado pasado, al mostrarme la carta enmarcada para ver si yo era capaz de entender lo escrito allí, tras escrutarla con cuidado, me di cuenta enseguida de que no era tarea fácil; pero observé que por la cara de atrás, al no haberle pegado el sol a la tinta, quizás podría tener algo que se leyera mejor, por tanto, opté por quitar el cristal, sacar la carta y comprobarlo. Hubo suerte, la media cuartilla escrita por el reverso conservaba la tinta como si acabara de escribirla, aunque habían pasado ya 77 años. A continuación transcribo su contenido literalmente salvo alguna mínima corrección puntual:




“Valdeganga a 16 del 4 del 1938 

Queridos padres, me alegraré que a la llegada de esta se encuentren bien como yo para siempre de salud. 

Madre, le escribo estas dos letras para que me diga y me ponga por qué no me escribe usted que no tengo carta ace ya 8 días que fue la que tuve antes de irse la Josefa y la Florencia que la tuve por la noche y yo ya llevo 4 cartas escritas así que a ver si me escribe pronto para que sepa de usted, así que ya con esta llevo 5 cartas y yo de usted no tengo ninguna, así que me escriben lo antes que puedan para saber de ustedes, así que, madre, a ver con quién me pueden mandar un par de alpargatas que ya me ace mucha falta, y si no me las mandan dentro de 6 días, no me las mande porque no estaré aquí, así que si tiene con quien me lo manda usted, me lo mandan pronto y me escribe pronto y me manda si puede pan, que me hace también falta para comer, así que sin nada más que recuerdos para toda la familia y primos y primas y tíos y tías y mis hermanos y hermanas, y usted lo que quiera de su hijo que lo es 

Evencio Martinez.” 


Poco después de acabada la guerra lo trajeron al pueblo, empeorado de salud, y murió con 21 años. En el cementerio donde ahora está el parque descansan sus restos.


Libros de Fabián Castillo Molina: 


Al pueblo (poesía) y La Culpa (novela)



 

2 comentarios:

  1. La dueña de la carta te agradece tú interés y esta publicación para recordar a su tío Evencio. Se alegra mucho. Un beso tío.
    Alejandra

    ResponderEliminar
  2. La dueña de la carta te agradece tú interés y esta publicación para recordar a su tío Evencio. Se alegra mucho. Un beso tío.
    Alejandra

    ResponderEliminar