Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (55) Álbumes y cromos (4) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (2) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (32) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (18) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (50) Fotos del Lugar (7) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (79) Historia pedroñera (147) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (7) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (193) Libros (2) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (64) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (30) Microrrelatos (9) Miscelánea (9) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (10) Naturaleza en Pedroñeras (6) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (18) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (58) Poesía (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (6) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (9) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (10) Virgen de la Cuesta (6)

domingo, 1 de abril de 2012

Personajes ilustres de Las Pedroñeras: José Mª Álvarez-Mendizábal y Bonilla

Pedroñeras 30 Días, número 85, noviembre de 2008

Hijo de D. Juan Álvarez-Mendizábal y Cañavate (m. 1923), nació en Las Pedroñeras el 14 de agosto de 1891 y murió aquí mismo el 21 de febrero de 1965. Se presentó a las elecciones de junio de 1931 por la candidatura del partido llamado Conjunción Republicano-Socialista por Cuenca. Unos años más tarde (y unos meses antes de comenzar la Guerra Civil) llegaría a ser Ministro de Agricultura por el partido Radical (entre el 30 de diciembre de 1935 y el 2 de febrero de 1936, con el gobierno que presidió Manuel Portela), sucediendo en el cargo a Joaquín de Pablo-Blanco Torres. En 1936 se presentó como independiente. Una calle en Pedroñeras lleva su nombre. Fue bisnieto del conocido desamortizador decimonónico, cuyo hijo (y abuelo de nuestro personaje), Rafael, se casara con la adinerada pedroñera Salomé Cañavate Peña.


En el período preelectoral de aquel año de 1931, Mendizábal acudió a varios mítines y envió su saluda a los periódicos conquenses de la época. En la misma candidatura, que a la postre sería la que obtuviera el triunfo electoral, aparecían los nombres de Aurelio Almagro Gracia, José Sánchez-Covisa, Carlos Blanco o Aurelio López-Malo. 

El periódico conquense República se hizo eco del mitin celebrado en el Teatro Cervantes de Cuenca, en el que hablaron todos los candidatos citados. Dice el periodista: “Al irrumpir los oradores en el proscenio son largamente ovacionados por el numeroso público que llena la sala, haciendo seguidamente uso de la palabra el presidente de la Agrupación Republicana Conquense”. 

Extractamos del largo artículo las palabras que el orador pedroñero lanzó a la concurrencia, publicadas por el periódico citado en su número del 15 de junio de 1931: 

“La Monarquía –dice el señor Mendizábal- venía ejerciendo en España un poder completamente personal. Decía para justificarse que el pueblo español era incapaz de vivir en un régimen de libertad, que la República era inadaptable. El rey o el caos, se decía. Pero llegó el 14 de abril y el pueblo derrotó la Monarquía; con la ley en la mano hundió un edificio de muchos siglos. Pero aún hay una prueba más de civismo y de cultura. En Cartagena, en Cádiz, en El Escorial, la familia hasta entonces Real [se refiere a la de Alfonso XIII] marcha al extranjero en medio de la mayor indiferencia del pueblo. Un pueblo así está en el derecho de gobernarse a sí mismo. Y esta obra es de la Conjunción. 

Y en estas condiciones, con un pueblo consciente de su destino histórico, vamos a la lucha teniendo enfrente a unos cuantos hombres sueltos, todo lo más a una amalgama heterogénea que se cubre con el denominador común de una Acción que se llama nacional, pero que es una mala acción. 

En contra del régimen instaurado se han dicho una porción de cosas. Se ha dicho que la quema de conventos fue obra de republicanos y eso no es verdad. Obra de extremistas y reaccionarios sí que fue. En Cuenca y en muchos otros sitios no quemaron conventos y no es porque no hay republicanos, es que a los republicanos, no estorban. 

Se dice también que esos partidos de derechas vienen ahora en defensa de la Religión, la propiedad y el orden, como si con la República hubiera algún riesgo de olvidar estas cosas o de no reducirlas a sus justos límites.

La Religión se fortalecerá, pero reduciéndola a su verdadera y evangélica misión, separándola de las mezquindades de estas luchas mundanas entre las que no gana nada. 

La propiedad es un estímulo del trabajo y eso no lo quita una República, que ante todo quiere fomentar la actividad y el dinamismo de todos. 

En lo que tal vez no estemos de acuerdo es en lo que se refiere al orden. Ellos quieren un orden externo, el impuesto por la razón de la fuerza, no el de la fuerza de la razón, y ese no es el nuestro. Orden así hay también en un cementerio, pero es que aquí como allí falta el alma. Y eso no lo queremos nosotros. Orden, sí, pero por propia satisfacción de todos, por verdadero interés de la colectividad en no perturbar la marcha progresiva y ascendente de la vida social. Así queremos el orden, por la violencia, no. 

Y nada más. No existe ningún peligro. Hay tan sólo un justo anhelo de redención en el pueblo español que, dueño de sí mismo, se dispone a ganar la batalla definitiva en pro de la causa de la democracia”. 

 Tras ser nombrado ministro, el 2 de febrero de 1936 se organizó un banquete homenaje en el Palace Hotel “por ser el primer ministro conquense después de 1883”, según noticia que leo en el periódico Heraldo de Cuenca. 

 ©Ángel Carrasco Sotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario