EL ALCALDE DE PEDROÑERAS: publicación del libro | Las Pedroñeras

Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (59) Álbumes y cromos (6) Anécdotas (5) Antropología médica (2) Arqueología (4) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (22) Chozos (4) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (40) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (12) Fiestas (19) Folclore (2) Folclore infantil (31) Fósiles en Pedroñeras (2) Foto semanal (11) Fotografías y postales (51) Fotos del Lugar (10) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (84) Historia pedroñera (171) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (10) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (11) La sección de Fabián (207) Libros (2) Libros de las fiestas (7) Libros sobre Pedroñeras (84) Literatura sobre Pedroñeras (37) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (42) Microrrelatos (9) Miscelánea (13) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (13) Naturaleza en Pedroñeras (8) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (19) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (20) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (36) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (80) Poesía (1) por Pedro Sotos (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (12) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (10) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (75) Usos y costumbres pedroñeras (15) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (19) Virgen de la Cuesta (6)

miércoles, 11 de abril de 2012

EL ALCALDE DE PEDROÑERAS: publicación del libro




         
Hay ocasiones en que, cueste lo que cueste (entendedme), una obra literaria necesita de una reedición, y esta que ahora presento es una de ellas por el solo hecho de constituir un bien cultural para nuestro pueblo. Yo juzgué en su día que la titulada El alcalde de Pedroñeras, del dramaturgo del siglo XIX Emilio Mozo de Rosales, que hace poco tiempo descubrí con inusitado júbilo, era depositaria per se de esta dignidad, y, sin duda, existía una exigencia moral por nuestra parte de que viese de nuevo la luz, y además aquí, en el lugar en que transcurren los hechos. No lo hacía desde 1865, cuando se publicó en Madrid, y posiblemente ni un ejemplar de lo que sería una corta tirada llegaría a nuestro pueblo (ni en la Nacional ni en librerías de viejo he podido encontrarla, pese a que, de hecho, se vendió en las librerías madrileñas de la época).

En este enlace (aquí) puedes leer las características generales de la obra (pincha y lee).

Me dije que no podía dejar de dar a conocer a mi pueblo esta obra única y en esta labor he empleado un año de trabajo (de nada), una vez que conseguí el manuscrito que se custodia en la Biblioteca Nacional (a Domingo Palacio debo la tramitación del asunto). Así que, una vez estudiada, editada, anotada, prologada e impresa, ahí la tenéis para disfrute de quien guste de los deleitosos frutos de la lectura. Leedla pues, saboreadla, reíos con ella y guardadla como oro en paño, porque oro es.

No es fácil encontrar el nombre de nuestro pueblo citado en una obra literaria, pero mucho menos lo es hallarlo al frente de su título. Por esto mismo siempre se quedará corto el agradecimiento u homenaje que, aunque sea póstumamente, podamos hacer los pedroñeros a este escritor que ha dejado para la historia del teatro español una obra que quizá será pequeña para algunos (y es posible que no solo por su extensión), y, sin embargo, qué grande ha de resultar para nosotros los pedroñeros si es que sabemos corresponder, y pienso que sí.

De por qué don Emilio se sirvió de nuestro más importante topónimo, es decir, el de Pedroñeras, para titular su sainete o juguete cómico (comedia en un acto), y centrar el desarrollo de la acción aquí, es algo que no escapa a cualquier elucubración y algunos intentos hago en la "Introducción" de este libro en pos de la búsqueda de algunas razones que expliquen el caso.

Sin querer revelar el contenido de esta comedieta de enredo y costumbres, me limitaré a dar alguna pincelada sobre el argumento de la misma. Don Miguel es el alcalde que porta la vara consistorial de nuestro pueblo en esta obra de ficción (y en verso). Se trata de un buen hombre que, queriendo -como todos queremos- lo mejor para su hijo, manda a este, de nombre Rufino, a estudiar la carrera de Farmacia a Madrid, sacrificando parte de su hacienda y sueldo en pagar sus estudios. Allí, en la corte, como no podía ser de otra manera, su amantísimo hijo se dedica a dilapidar los cuartos de su padre y a no dejar escapar ocasión para salir por la noche a las salas de baile de moda en la capital y llevar, en definitiva, una disoluta vida de crápula, como ha sido lo común, por otro lado, entre los estudiantes de toda época (la cosa, como veis, viene de antaño). Como otros muchos universitarios de este tiempo, comienza una relación sentimental con una modistilla de aquellos Madriles, llamada Lola. Pero llegan las vacaciones y Rufino abandona a esa compañera de paseo, de baile y quizá de algo más, a la que nunca quiso de verdad. De modo que regresa a Pedroñeras, donde le espera su padre con los brazos abiertos; no obstante, la implacable modista, cazadora empedernida, deja el obrador y le sigue hasta nuestro lugar y... se arma el lío.

La obra se representó en Madrid en 1865 (en el Teatro de Variedades) y, posteriormente, debido al éxito entre el público, también en 1876 (en el Teatro Martín), cuando su autor ya había muerto. Desconozco qué ecos llegaron de esta representación a nuestro pueblo. Si no llegó ninguno, ahora lo hace: ya saben que nunca es tarde...
           
Y pues este texto solo pretende ser una nota informativa a modo de breve presentación, doy fin al propósito, con el único deseo de que disfrutéis con la lectura de El alcalde de Pedroñeras, como yo lo he hecho, en espera de que el prólogo y las notas que adornan la edición sean de vuestro interés. Y, bueno, no creo que esté de más instituir su representación como tradición que ahora comience, cosa que propongo desde estas páginas a quien esté en disposición de aceptar el reto.

[Este artículo se publicó por primera vez en Pedroñeras 30 Días, número 96, octubre de 2009]


©Ángel Carrasco Sotos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario