Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (76) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (171) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (22) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (46) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

domingo, 14 de septiembre de 2014

El juego de la perrica china en Pedroñeras



En mi recién publicado libro, Folclore infantil de Las Pedroñeras (sí, sigo de promoción), que ya muchos estáis disfrutando (gracias de nuevo), recojo también esos juegos de antaño que se perdieron para siempre para el recreo de jóvenes, que de otras cosas se alimentan hoy en día para llenar esta etapa de los años mozos. Valía la pena emplear un tiempo "infinito" en la recopilación y publicación de estos juegos para que las generaciones venideras supiesen  a lo que sus padres, abuelos y bisabuelos jugaban, en qué se entretenían de chiquetes (¿cuánto tiempo perdurará aún esta palabra? ¿logrará también el tiempo airado devorarla?).

En fin, uno de estos juegos era el llamado la perrica china, entretenimiento al que dedicaron gran parte de su infancia nuestros mayores y perduró, al menos en los Viveros, que es donde yo me crié hasta, calculo, finales de los años 70 o quizá principios de los 80. Es raro que, cuando he hablado con gente de mi generación de otros barrios, no recuerdan que jugasen a este juego perdido para siempre ahora. Si alguno de mis convecinos de entonces lee esto, podrá certificar que en remolque de "Ginio", que andaba eternamente aparcado en la calle San Antón, jugábamos de vez en cuando a la perrica china. Mi padre me dice que cuando él era niño lo hacían en una galera, ese antiguo carro manchego de cuatro ruedas. Explicaré las sencillas reglas de este juego que hace el número 110 de mi recopilación.

Habiendo echado suertes previamente, un niño "se quedaba" (así lo decíamos nosotros). Esto suponía que debía atrapar a alguno del grupo. Pero sigo explicando. Este niño estaba abajo, mientras el resto lo hacía subido en el remolque. Uno de los de arriba le decía:

                                         -¿Qué quieres?
                                         -Pan y chicha -contestaba el de abajo.
                                         -¿Para cuántos años?
                                         -Para veintiuno.
                                         -Sube al remolque y no dejes ni uno.

Y empezaba el juego de verdad. El de abajo subía al remolquete por donde quería para intentar capturar a alguno del grupo. Estos se bajaban por los laterales y se colgaban de los mismos para avanzar así por los lados. Otro subía de nuevo al remolque cuando el que se quedaba estaba de espaldas. En fin, un remolineo de chiquetes por el remolque que eso era para haberlo grabado en vídeo: porrazos, gritos, correrías... En el remolque parecía que hubiese ocurrido un pequeño terremoto.

Cuando uno era pillado (cogido, atrapado) pues se quedaba y se volvía a jugar volviendo a repetir la retahíla que he escrito arriba. Los más pequeños iban de broza, es decir, que aunque los pillasen no se quedaban, por la sencilla razón de que eran demasiado pequeñajos para luego ellos poder atrapar a un mayor. Es decir, que a lo que iban o íbamos (cuando yo era un enano) de broza no se les hacía demasiado caso pues era aceite perdío el perseguirlos.

En fin, un juego desaparecido con el que nos lo pasábamos gloria bendita si bien había veces que salía alguno maullau por algún golpe contra un lateral o el suelo. Pero como no escarmentábamos con ello, al día siguiente estábamos de nuevo tos pingaos en ese remolque de "Ginio" jugando a la perrica china.

Ah, y no te olvides de este de abajo. Te encantará (y si no es así, te devolvemos los cuartos). Edición limitada, recuerda. Y no digo más.




Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario