Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (54) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (17) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (77) Historia pedroñera (141) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (180) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (28) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (6) Naturaleza en Pedroñeras (3) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (48) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (5) Virgen de la Cuesta (6)

sábado, 21 de septiembre de 2013

Los primos romeros - Poema popular (versión de Pedroñeras)




Este romance popular y tradicional ampliamente difundido por nuestra Península también se recitó en Las Pedroñeras (como en el resto de la comarca). En realidad se trata de una composición elaborada a base de seguidillas engarzadas mediante un gracioso estribillo de tres versos de arte menor. El poema lo hizo más popular aún Federico García Lorca cuando lo interpretó al piano para La Argentinita. La versión que recogí para el Cancionero popular de la Mancha conquense es la que copié llegada de mis tías Antonia y Domi Carrasco Pérez. Más información y notas en ese libro, donde también registro una versión de Casas de Roldán.


Dos jóvenes, primo y prima, se dirigen a Roma para que el Papa les perdone un tropiezo, un pecado carnal cometido y les conceda una bula exculpatoria. No quiero adelantar nada, pero la peregrina es muy guapa por añadidura y el Papa algo picarón: no faltan los motivos chuscos y cómicos: la  misma penitencia. Emprendamos la romería.

[Decenas de estos poemas, canciones y romances populares que circularon por nuestro pueblo a lo largo de su historia se recogen en el Cancionero, un verdadero tesoro de nuestra siempre interesante y descuidada cultura popular. Un verdadero chollo al alcance de tus manos (hasta que se agoten existencias)].


Los primos romeros


Caminito de Roma
van dos romanos
porque pecaron siendo
primos hermanos.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Hacia Roma caminan
dos peregrinos
a que los case el Papa
porque son primos.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Sombrero rameado
lleva el mancebo
y la peregrinita
de terciopelo.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Salieron de la venta
y a Roma entraron,
y delante del Papa
se arrodillaron.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

El Papa les pregunta
qué tiempo tienen.
-La peregrina, quince;
yo, diecinueve.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

El Papa les ha echado
de penitencia
que no se den la mano
hasta Valencia.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Es el peregrinito
algo travieso
y a la peregrinita
le ha dado un beso.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Y El Papa les ha dicho:
-Yo, con ser santo,
¡quién tuviera licencia
para otro tanto!

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Al llegar a la venta
piden posada
para la peregrina,
que vie cansada.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Los mozos de la venta
le hacían señas
a la peregrinita,
que no se fuera.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Pícaro peregrino,
que les comprende:
-Vámonos, peregrina,
que nos conviene.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

Al llegar a Valencia
tuvo una niña
y por nombre le han puesto
Rosa Divina.

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

De tres horas nacida
dijo la niña:
-¡Oh, qué larga que ha sido
mi romería!

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

-¿Quién me compra una capa
y una esclavina,
que mi niña no quiere
ser peregrina?

Olé, salero;
para lo que tú vales
demás te quiero.

©Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario