Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (139) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (165) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (53) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (16) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (10) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

lunes, 30 de septiembre de 2013

La Virgen de la Cuesta - Llamamiento de su presidenta para un libro en común


Hace unos días, Josefa Escudero (es decir, la Pepa la Gorreta, que es como es conocida en el pueblo) me hizo saber en una conversación dentro de ese animado grupo del lugar en Facebook titulado "No eres de Pedroñeras si...", que estaba deseosa de culminar publicación sobre la Virgen de la Cuesta, hermandad de la que es presidenta desde hace unos años. La verdad es que esta tradición lo merece, de modo que le dije que contase conmigo para lo que estuviera en mi mano pues se trataba de una buena iniciativa. Para que la gente exponga sus conocimientos y anécdotas, ella misma ha abierto otro grupo en Facebook en el que algunos ya han empezado a animarse a hacerlo. 


Este texto que abajo os pongo está escrito por Josefa de su puño y letra, y es un llamamiento para que la gente se decida a ello. Una buena introducción sobre la Virgen de la Cuesta y su historia cuyo contenido podrá servir de prólogo a ese libro que espera impaciente por llenarse de palabras y fotografías, de anécdotas, curiosidades, vivencias, historia. De vosotros depende (o de nosotros). Ayudemos con nuestra valiosa (aunque sea pequeña) aportación para que esto suceda. ¡Ánimo! También aquí, en la sección de comentarios, podéis aprovechar para escribir lo que queráis sobre la Virgen de la Cuesta. Todo pasará a ese libro aún en ciernes con vuestro nombre.




Carta de Josefa Escudero a todos los pedroñeros


por Josefa Escudero Jerez

Esta hermandad de la Virgen de la Cuesta, que ahora presido, está compuesta por una directiva de ocho personas, con mayordoma, vicepresidente, secretaria, tesorera y cuatro vocales y es su finalidad que todo lo que se haga en esta cofradía con nuestras decisiones salga lo mejor posible. 

La Virgen de la Cuesta es una fiesta muy antigua y tradicional en Pedroñeras y Alconchel de la Estrella, pueblo con el que compartimos la festividad. Y es tan antigua que los más mayores de los dos lugares dicen que data del siglo XIII. Hay vestigios, indicios que certifican que es así, como la talla de la virgen, que es de madera, o algunos otros, como vigas o maderas de la ermita que se nos ha dicho por parte de especialistas que son originales de ese siglo.

Sabemos poco sobre esta Virgen; solo lo que nos vienen contando a través de los siglos, puesto que no se han encontrado demasiados escritos. Nos cuentan que la Virgen la encontró un pastor de Las Pedroñeras en una cueva, en Alconchel. Ya sabéis que siempre se nos ha dicho que cuando ha habido guerras se escondía a los santos para que no se los llevaran o quemaran. Quizá fuera este uno de esos casos, o más bien se tratase de un milagro. La leyenda cuenta que el pastor se la trajo a Las Pedroñeras y lo difundió por el pueblo, pero cuando fue a por la imagen, la Virgen había desaparecido. Marchó hacia Alconchel y allí estaba, justo donde la había hallado la primera vez. La cogió y, de nuevo, se la trajo para su pueblo y, curiosamente, volvió a ocurrir lo mismo. Los que regían la iglesia en aquel momento comprendieron que la Virgen quería quedarse allí, y decidieron levantar una ermita en el cerro donde la había hallado el pastor. La ermita está ubicada en lo más alto del cerro, y a tres kilómetros de Alconchel. 



Esta fiesta tiene mucho arraigo en Las Pedroñeras, tanto que la gente desde hace siglos, cuando pasa algo en las casas o a las personas, o por pura devoción, ofrecen o prometen ir andando hasta el cerro. Son cuarenta y dos kilómetros por el camino, una distancia que se hace eterna pues hay que andar entre seis y ocho horas. Pero con sacrificio y la emoción que llevas de estar con la Virgen, todos decimos que Ella nos ayuda. ¡Y al final se llega! Exhaustos, pero se llega. Cuentan que un hombre del pueblo cargó con una fanega de trigo a la espalda y llegó como si tal cosa. También una mujer, por ofrecimiento, cargó al ijar a su hija de dos años y llegó al cerro con ella en brazos. Por eso decimos que la Virgen ayuda.

Pedroñeras hace la fiesta el día 7 de mayo. Por la tarde la subimos en procesión hasta el cerro, la tenemos toda la noche, le cantamos los mayos y la velamos. La tradición es quedarse el mayor número de personas posible. Antiguamente se quedaban más, puesto que el medio de transporte no les permitía ir o venir a todas horas como ahora lo hacemos. Al día siguiente a las 9 de la mañana se celebra una misa por los difuntos de la hermandad y por los allí enterrados, puesto que la ermita ha sido cementerio de Alconchel hasta hace más o menos cincuenta años, según nos han contado los mayores. A las 12 se sube a la Virgen al cerro y se dice una misa con la presencia de pedroñeros y alconcheleros. 

Terminada la misa, se baja a la ermita y, desde ahí, se la llevan los de Alconchel para festejarla ellos el día 8 por la tarde, 9 y 10 de este mes. De ellos es la patrona y la tienen en la iglesia del pueblo, con lo cual podemos oír misa con ella todo el año. La procesión que le hacen en Alconchel es muy original, pues la van parando en todas las puertas del pueblo, y los dueños de la casa le echan la limosna que creen conveniente.

Esta fiesta, como ya he dicho, es muy antigua y muy tradicional, tanto que a mis años, y sin ser de las más viejas, puedo contar como anécdota que, cuando era pequeña, me llevaban mis padres en el carro y las mulas, como hacían todos los del pueblo. Aquel viaje se hacía eterno, no llegabas nunca, pues nos pasábamos el día y parte de la noche en el camino. Pero después llegó el remolque, con ruedas de goma. ¡Qué cambio! ¡Aquello era otra cosa! Luego el tractor, y mucho mejor, y ahora pues lo que todos tenemos, los coches. Con ellos nada está muy lejos, nada se nos pone por delante.



Sé que hay personas mayores que podrían contarnos -y de hechos nos cuentan- montones de anécdotas sobre el camino y su estancia en la ermita. A mí, que ahora soy la presidenta, me gustaría plasmarlas en un libro para que queden grabadas para siempre, porque son verdaderas historias de hace cincuenta o sesenta años, años en los que incluso se iba con los burros, y da gusto escuchar a los mayores narrarlas. Vale la pena recoger todo ese tesoro en una publicación conjunta. Yo sé que es difícil redactar algo que cada uno cuenta a su manera, pero lo vamos a intentar, y por eso quiero aprovechar esta carta que desde aquí os dirijo para que todo el que quiera colaborar que nos lo diga, para que las generaciones venideras puedan conocer cómo sus abuelos celebraban la Virgen de la Cuesta y los eventos y aconteceres que rodeaban esta festividad. Así también ellos podrán seguir contando tales vivencias, y con ello ayudar a que nunca decaiga esta tradición de los andarines que los pedroñeros llevamos grabado en nuestro interior.

A lo largo de los años todo cambia, y como todo cambia, la ermita también ha cambiado. Nunca se ha venido abajo, pero el tiempo la deteriora, y con el fin de que esta fiesta tan bonita no se pierda, con una subvención -como no puede ser de otra manera- la hemos restaurado en gran parte y la hemos embellecido. Pero aún queda tarea para las nuevas generaciones.

¡Animaos y enviadnos vuestros conocimientos y anécdotas entorno a la Virgen de la Cuesta! Cuéntanos. Os lo agradecemos de corazón. Y que la Virgen de la Cuesta os acompañe.

Josefa Escudero
La Presidenta

6 comentarios:

  1. Yo me apunto! puedo colaborar con la recogida de información, redacción, edición, maquetación... lo que haga falta!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya estas apuntada..jajaja. ...que bien que la gente colabore en estas cosas..cuanto me alegro. Con las ganas que tenia de.... (por lo menos) decir mis intenciones y pedir ayuda , no me atrevia, pero mira por donde , y como os lo he pedido....esto de las "redes" es la caña

      Eliminar
  2. Charrasquillo nº 1

    Por escrito por vicenta iniesta Solana.
    Como todos sabeis la fiesta de la Virgen de la Cuesta empieza el día 7 de mayo con la llegada de los romeros de Pedroñeros que hacen la procesión de La Virgen, desde Alconchel, hasta la hermita el día 7 por la tarde,por la noche se le cantan Los mayos y al día siguiente( el día ocho) se hace la misa y se la lleban los de Alconchel en procesión hasta la iglesia de Alconchel, en donde está durante todo el año.
    en ese momento la gente de pedroñeras se prepara para irse ya para su pueblo.
    Corrian los años sesenta y cinco más o menos,cuando la gente iba con los carros y las mulas
    Pues en esas estaban cuando la gente de Alconchel bajanban ya, el primer cerrillo del camino, en procesión con La Virgen cuando con los cohetes que iban tirando en la procesión se se espantaron un par de mulas con el carro enganchado los trastos y los chiquilos encima etc.
    Las mulas salieron disparadas por el camino para abajo detrás de la procesión ,como la gente iba de espaldas no se daba cuenta de que las mulas se les venían encima,entonces alguién gritó.
    !Darle la vuelta a la Virgen¡
    Los de la procesión lo oyeron le dieron la vuelta a la virgen mirando para las mulas y estas se pararon en seco.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena anécdota. A ver si otros se animan como tú. Gracias, Vicenta.

    ResponderEliminar
  4. Si, este lo sabe mucha gente porque estaban alli...dicen que fue un milagro..nadie puede decir que si,, pero negarlo tampoco. Porque lo cierto es que no paso nada...

    ResponderEliminar
  5. Carrasquillo nº2
    Escrito por Vicenta Iniesta Solana.
    Era un tardecer de finales del mes de julio traquilo y sosegado, hacía mucho calor pero ni un pelo de la más ligera y esperada brisa.
    Un hombre del Pedroñeras pensó que era una buena anochecía para quemar el rastrojo de la cebada.
    el hombre se fue al campo dispuesto a llevar a cabo su idea creyendo que ya estaría todos los campos cercanos segados pero al llegar a su finca vió que el una rocha de trigo que había cerca aún estaba sin cosechar.
    Como habia un cerrojo muy ancho entre el trigal y su finca y no hacía viento pensó que no había peligro y prendió fuego al rastrojo de su finca por el lado cerca del trigal para que ardiera primero, por si acaso se levantaba el viento.
    Cuando estaba todo ardiendo se levanto el viento y soplaba con mucha de fuerza de cara al trigal.
    El hombre, descompuesto de angustia, no sabía que hacer.Así que
    se arrodilló sobre el suelo puso los brazos en cruz y mirando para el cielo dijo:
    ¨Virgen de la Cuesta si no me sacas de esta voy a la carcel para toda la vida,haz lo que quieras conmigo,estoy en tus manos.
    En ese momento,el aire cambío de dirección y no se quemó ni una paja del trigal.

    ResponderEliminar