Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (76) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (171) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (22) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (5) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (46) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

viernes, 14 de junio de 2013

El romance de la loba parda en la Mancha - II



En una entrada anterior os quise copiar tres versiones pedroñeras que recogí en su día sobre este difundido y conocido romance de la loba parda, y a tal texto remito para poneros en antecedentes. No obstante, pues el trabajo sobre el Cancionero popular de la Mancha conquense pretendió ser algo más ambicioso que la dedicación exclusiva al ámbito local, quise al menos hacer algunas calas en los pueblos de la contornada, de modo que de esas averiguaciones copié otras dos versiones de tal romance: una de Las Mesas y otra de Casas de Roldán. Es lo que os ofrezco hoy.


Romance de la loba parda

(Versión de Casas de Roldán)

[La siguiente versión me fue facilitada por Antonio Garrido; recogida en Casas de Roldán, era recitada por su abuelo Serafín Carretero].

Estando yo en mi chocica
calzándome las abarcas
vide bajar cuatro lobos 
por una espesa cañada. 
Venían echando suertes 
a ver cuál les tocaba; 
le tocó a una pobre loba tuerta, 
manca y jorobada. 
Le da una vuelta al redil 
y no pudo sacar nada, 
pero cuando dio las dos
sacó una borrega blanca, 
hija de la oveja negra, 
nieta de la oveja parda, 
la que tenía el mayoral 
para el Domingo de Pascua. 
-¡Arriba, siete cachorros 
y mi perra Guadiana, 
y el mastín con siete hierros 
que Cortijuelo le llaman. 
Si me traéis la borrega 
tenéis la peya ganada! 
Los perros que oyen esto 
no corrían, que volaban. 
Han corrido cuatro leguas 
por cañadas y montañas, 
y al llegar al arroyuelo 
la loba iba cansada. 
-Ahí tenéis vuestra borrega, 
gorda, flaca o como estaba. 
-No queremos la borrega 
de tu boca mascujada, 
que queremos la pellica 
para el pastor una zamarra, 
y tus manos para guantes 
para visitar madamas, 
tus piernas para un guitarrero 
para guardar la guitarra. 
Vente con nosotros, loba, 
para la tienda acompaña, 
que nos espera el pastor 
 con la peya bien ganada.


(Versión de Las Mesas)


[Esta otra interesante versión proviene de Luis Mena Martínez, del vecino pueblo de Las Mesas. Fijaos en ese comienzo tan poco habitual].


¡Qué alta que va la luna, 
los aires la remenean! 
Las ovejas de un cornudo 
ya se van por la majada. 
“¡Malditas sean las ovejas 
y el pastor que las guardaba, 
y así viniera una loba 
y a todas se las llevara!” 
Cuando acaba de decirlo 
asoma la loba parda. 
-¡Llega, llega, loba parda, 
con mis siete cachorritos 
y mi perra Truquillana, 
y mi perro el de los hierros, 
que para ti sólo basta! 
-Ni tú, ni tus cachorrillos, 
ni tu perra Truquillana, 
ni tu perro el de los hierros 
cogeréis la loba parda. 
Se ha metido en el rebaño 
y ha cogido una cordera, 
 la hija de La Pintada, 
que la tenían sus amos 
para el día de la Pascua. 
-¡A ella, siete cachorrillos!, 
¡a ella, perra Truquillana!, 
¡a ella, el perro de los hierros! 
¡A coger la loba parda! 
Si la cogéis esta noche, 
tenéis la cena doblada, 
y si no la cogéis, 
con el gordo la gallada . 
La corrieron siete leguas 
por unas ásperas montañas, 
y otras siete la corrieron 
por unas verdes llanadas; 
al subir una subida 
y al bajar una bajada 
se puso el pastor delante 
con el cuchillo a matarla. 
-¡No me mates, pastorcito, 
por Dios y la Virgen santa! 
Toma la tuya borrega, 
blanca, sana y como estaba. 
-Yo no quiero la borrega 
de tu boca embabosada, 
que quiero tu pellejina 
para hacer una zamarra; 
los dientes para pendientes, 
las orejas para mangas 
y lo demás que me sobre 
para atacarme las bragas.

©Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario