Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (114) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (54) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (28) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (27) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (5) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (71) Historia pedroñera (133) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (5) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (151) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (51) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (16) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (2) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (9) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (41) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (70) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (7) Viajecetes (3) Vídeos (1) Virgen de la Cuesta (5)

sábado, 19 de noviembre de 2016

Los cromos, ayer y hoy: Vida de Jesucristo (Editorial Bruguera)




por Fabián Castillo Molina


Parece que Star Wars ha sido el detonante que ha traído con fuerza los cromos a la actualidad, porque hacía tiempo que no oía hablar de cromos públicamente como ahora. Vuelven a ser un reclamo para apoyar las compras de productos que nada tienen que ver con ellos y los niños son el destinatario ideal. Tanto en el pueblo como en la capital, a los chiquetes de Pedroñeras y a los niños en general, los cromos les apasionan, crean adicción (¡cuidado!), quieren hacer la colección, llenar el álbum.



Ahora ha sido la serie de Star Wars (La guerra de las galaxias) versión actualizada, la que los ha traído. Hasta hace poco, regalaban cromos en las gasolineras de Carrefour al echar combustible. Los regalaban también en los centros comerciales del mismo nombre y los chavales preguntaban a los padres, madres, abuelos y abuelas por los cromos; y cuando ya habían cogido cierta afición, se han acabado. Justo para que ya sea necesario comprar los sobres en establecimientos o por internet. Todo esto me ha evocado los tiempos de mi infancia en Las Pedroñeras, década de los años 50 y primeros 60 del siglo pasado, en la que no se hablaba de “crisis” aunque las condiciones de vida eran mucho más precarias y duras que ahora, tanto en pueblos como en capitales.





A pesar de la situación, siempre había unos céntimos para comprar el domingo en la tienda del “Mimo” en la calle mayor, un sobre. Valían 35 céntimos  y el cine una peseta. Abrir un sobre que contenía dos cromos aceleraba el corazón, producía palpitaciones  más altas. Rasgar con cuidado un pico y luego el borde, para no dañar el contenido. Extraer con cuidado los dos cromos que venían dentro. Saber de inmediato si no los teníamos, o si alguno era repetío (repe, como se dice ahora), en cuyo caso se guardaban para luego intercambiarlos con otros chiquetes que tamién hicieran la misma  colección.



Con el mismo cariño y cuidado se abría la “media libra” de chocolate Josefillo, o la de chocolate Nieto, que venía de la fábrica de Quintanar de la Orden, donde venían también cromos coleccionables. Hasta un slogan o dicho quedó acuñado de esta marca: “Si quieres que me esté quieto, dame chocolate Nieto.” Destacado fue el álbum y los cromos que publicó Chocolates Los Muñecos, nada menos que Los diez mandamientos, otra gran Película que marcó una época, como ocurrió poco después con Ben Hur  y más tarde  con El Cid,  cuyo rodaje en Belmonte recordábamos todos los chavales en general. De todas estas películas salieron colecciones de cromos. El cine y los cromos siempre estuvieron ligados. En aquella época, todavía no había llegado la televisión a las casas, y era impensable que pudiéramos llegar a ver los teléfonos móviles. No había tele ni siquiera al salón que tenía la Marina en el bar de Juan Julián, en la plaza, donde años después tuvimos los chiquetes un cine alternativo, más barato que el Cine Rex, con derecho de pataleo cuando la pantalla se llenaba de rayas y puntos o cuando venía “el valiente” a salvar del fatal desenlace a los amenazados.





En esta ocasión, para no extendernos más con las palabras, os he dejado aquí la portada y algunas páginas de un álbum que completamos muchos chiquetes de entonces, La vida de Jesucristo, que publicó Editorial Bruguera, S.A. Mi hermano Emilio y yo lo hicimos y lo conservo en buen estado. Estoy seguro de que todavía algunos conservan el álbum y no les llamará la atención, pero a quienes no lo hayan vuelto a ver desde entonces les traerá muchos buenos recuerdos; y a los más jóvenes, los que nunca habían oído hablar de estos cromos, también les gustará conocerlos. Además, como vamos camino de Navidad, creo oportuno también poner la introducción y los primeros tres cromos de la colección, y sus correspondientes textos  que venían a pie de foto donde se narraba, resumida, la vida del que siempre llamábamos “nuestro Señor Jesucristo”. Si tiene buena acogida podría tener continuidad.


2 comentarios:

  1. A mí gustaría que tuviese continuidad, porque es un tema que me ha apasionados desde niño, aunque hoy en día lo tengo algo olvidado. Aun así, her procurado completar los álbumes que tenía incompletos y en ello ando aún.

    ResponderEliminar
  2. Pues por mi parte no habrá problema, al menos en lo que se refiere a este álbum, Vida de Jesucristo, que está completo y como decía antes, en buen estado. En la siguiente entrada, pondré el texto que figura a pie de cromo en un recuadro para que pueda ser perfectamente legible. Es muy interesante. Muchas gracias por el comentario.

    ResponderEliminar