Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (116) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (55) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (28) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (27) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (5) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (72) Historia pedroñera (135) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (5) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (154) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (51) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (16) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (2) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (42) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (70) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (7) Viajecetes (3) Vídeos (1) Virgen de la Cuesta (5)

domingo, 27 de noviembre de 2016

Álbum "Vida de Jesucristo", cromo a cromo: primera muestra


por Fabián Castillo Molina




La pasada semana hablábamos por aquí sobre lo que significaron los cromos en la vida de los niños de los años 50 y 60 y lo hicimos a partir del álbum Vida de Jesucristo publicado por Editorial Bruguera en 1956. A partir de la foto de la portada del álbum y la primera página de cromos, pudimos comprobar el número de personas interesadas que aportaron su comentario y su experiencia con el mundo de las colecciones de cromos.


Así pudimos ver cómo, por ejemplo, Ángel Carrasco nos revelaba su afición a los cromos y de los que conserva varios álbumes de las décadas de los 70-80 y citaba los de Mazinger Z, los de don Quijote, además de los Superhéroes y Tarzán. “Tampoco es que tenga tantos”, decía, “pero a los que conservo les tengo un cariño especial”.

A partir del momento en el que la publicación estuvo en Facebook, fueron unos cuantos (sobre todo unas cuantas mujeres) los que dejaron su comentario sobre su época joven en la que disfrutaban con los cromos, y la mejor prueba es que varias conservan colecciones completas después de 40, 50 o incluso 60 años. Colecciones que en algunos casos habíamos olvidado, como por ejemplo “Garbancito de la Mancha” y de otras que conocimos como “Sissí", “Sissí emperatriz”, “Los jóvenes años de una reina”, y varios comentarios coincidieron en tener todavía esta colección que estamos publicando, “Vida de Jesucristo” y “Los diez mandamientos”.

Animo a comentar lo que suponen los cromos y por qué conservan esas colecciones que hicieron en la infancia y juventud, qué significan para ellos y ellas, quizás ¡qué tiempo tan feliz! a pesar de las dificultades y trabajos pasados.

Espero que sigáis disfrutando con estos recuerdos, pero que miremos también detrás de esto, qué y cómo nos cuentan las historias a través de esas fotos o dibujos sencillos y los comentarios resumen a pie de cromo. Qué cuentan y qué ocultan. Porque, sin ir más lejos, esta sencilla Vida de Jesucristo, para ser publicada, tuvo que pasar previamente por manos de la “censura eclesiástica” tal como figura en la página 3 del álbum.

Vida de Jesucristo
Colección de 256 cromos
Editorial Bruguera


La más bella historia que se ha contado nunca: la de la vida, la
obra, la muerte y resurrección del Redentor, los más decisivos
acontecimientos en los anales de la Humanidad, tuvo su comienzo
en Palestina veinte siglos atrás…


Setecientos cincuenta años después de la fundación de
Roma, estaba el pueblo hebreo gobernado por Herodes,
ambicioso monarca que, contando con el apoyo del Senado
Romano, ejercía su poder sin detenerse ante ninguna injusticia.


En aquel país vivía Zacarías, anciano sacerdote, esposo
de una buena y piadosa mujer llamada Isabel.Ambos eran justos,
guardadores de la ley de Dios, pero veían discurrir su larga vida
sin el gozo de un hijo que les alegrara la existencia.


A Zacarías que ejercía su ministerio, le cupo un día la
suerte de ofrecer incienso en el Templo. Luego rezó y, en aquel
momento, apareciósele un ángel que le dijo; «Tu esposa te dará
un hijo a quien llamarás Juan y será profeta del Señor».


Seis meses después, el arcángel Gabriel fue a Nazarét,
aldea de Galilea en la que residía María, prima de Isabel, a la
cual comunicó; «Concebirás por obra y gracia del Espíritu Santo
al hijo de Dios». —Cúmplase la voluntad del Señor —repuso
María.


Poco después, María se trasladó a Judea para visitar a su prima
y comunicarle la noticia.Bendita tu eres entre todas las mujeres y bendito
el fruto de tu vientre —le dijo Isabel. María contestó; «El Señor
ha puesto sus ojos en su humilde sierva».


Con ello dio a comprender lo ocurrido poco después: María se
había desposado con un piadoso varón llamado José, a quien Dios mandó
un ángel, que le dijo; «Guarda contigo a María, porque de ella nacerá, pro
obra del Espíritu Santo, el Redentor».


El emperador Augusto había promulgado una ley que obligaba a los
habitantes de Judea a empadronarse en la ciudad donde nacieran sus
antepasados. María y José, descendientes de David, partieron para
Belén, para cumplir las órdenes imperiales.


Tras un largo viaje llegaron a Belén, pero la aldea se hallaba repleta
de forasteros y se vieron obligados a refugiarse en un establo. Allí fue donde
nació Jesús y aquel había de ser el mayor acontecimiento de todos los siglos.


Aquella venturosa noche, se apareció un ángel a varios pastores, a quienes
dijo: «Os traigo la buena nueva: en Belén ha nacido el Salvador. Lo
reconoceréis fácilmente, porque está en un pesebre, envuelto en unos sencillos
pañales».


Página 2 con seis cromos



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada