Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (137) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (162) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (52) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (2) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (3) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

miércoles, 15 de junio de 2016

Cómo se jugaba en Las Pedroñeras al "Relincho y mando" (juego de cartas)


Los que os hicisteis en su día con el libro titulado Folclore infantil de Las Pedroñeras pudisteis asomaros a ese pequeño apartado dentro del más amplio JUEGOS dedicado a los de cartas. Uno de ellos es este curioso que en mi casa practicábamos con asiduidad con la compañía de mi padre, que era quien actuaba normalmente de maestro de ceremonias. Se trata de ese juego al que nosotros al menos le llamábamos relincho y mando. No sé si en vuestra casa también se jugaba a este juego de cartas. Os lo explico para ver si os refresco la memoria y podéis añadir algo más sobre él: alguna variante por ejemplo.


Mirad. Se repartían no todas, sino determinadas cartas de la baraja española: la sota de oros (denominada en este juego La Caridá), el caballo de oros (al que se le daba el nombre de El Relincho), los cuatro ases y luego las figuras (sotas, caballos, reyes) necesarias para que cada participante pueda recibir dos cartas.

Todos tienen que recordar las cartas que se han incluido en el juego. Quien en el reparto (hecho con cartas dadas boca abajo) recibía el caballo de oros hablaba en voz alta siguiendo una fórmula que decía así:

                                               Relincho y mando
                                               y quiero mandar,
                                               el que tenga [el oro, por ejemplo]
                                               que venga p’acá.
           


Quien tenía tal carta tenía que agachar (sobre la mesa) para recibir los golpes de los demás al ritmo de una curiosa tonada que decía de este modo (¿no recordáis su melodía?):
  
                                               Cuatro cuartos me costó
                                               la cinta de mi pelo,
                                               y aunque me diera un dolor
                                               la cinta no la vendo.
                                               Cinta de mi corazón,
                                               que la tengo en el alma,
                                               que me la trajo mi amor
                                               cuando estuvo en Granada.
                                               Zapato blanco,
                                               media de seda;
                                               mi amante es artillero             
                                               de la reserva. 


Esta canción volvería a cantarse  acompañada por los golpes que impone el ritmo de su melodía hasta que quien tenía la sota de oros decía ¡Caridá! al mismo tiempo que dejaba ver la carta que le daba derecho a detener el castigo.


De esta peculiar cancioncilla solo he encontrado una variante que se recitaba en la actual Castilla y León. Es esta que os dejo aquí copiada:

Cuatro cuartos me costó
la cinta para el pelo;
aunque me den un doblón
ni la cambio ni la vendo,
que me la dio mi amor
camino de San Pedro,
cintilla del corazón
que en el alma la tengo.




Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario