Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (139) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (165) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (53) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (16) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (10) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

jueves, 24 de marzo de 2016

Ya llegaron los moros para anunciarnos la primavera... y la Semana Santa



El otro día me acerqué a la huerta. Allí estaba mi padre, que andaba segando las cañas viejas y secas ya del año anterior (otras nuevas despuntaban, con su despertar cónico). Lo primero con lo que me di de bruces nada más entrar al cercado fue con los moros, algo solitarios, que en llegando la primavera nacen para anunciárnosla. Siempre son puntuales a la cita; se toman muy en serio estas cosas. Me encantan los moros. Desde pequeño he tenido cierta predilección por estas pequeñas plantas de flores azulonas y moradas, no sé por qué. De otras florecillas no hago ni caso (entendedme, reparo menos en ellas), pero estas me resultan de un atractivo especial: me gusta mirarlos, olerlos, acariciarlos, ver cómo se vimbrean con el poco aire. Será su color, no sé, algo en todo caso que no creo que pueda explicarse así a bote pronto.




En otros pueblos se les llama de mil maneras distintas: matacandiles, nazarenos, ajos de perro, frailes, piececillos de nuestro Señor, hierbas del querer, chapín de reina, lloricas, clavos de Dios, pajarillos, mayos... ¡cuánta poesía clama en estos nombres! Muscari neglectum es su nombre científico. Aquí se asentó la voz moro, quizá por su color azul oscuro tirando a morado. Se recuerda un uso de ellos, un uso pueril si se quiere (desconozco si sus propiedades diuréticas y emolientes se usaron en esta zona): los niños los cogían y, de la misma manera que se hacía con el azafrán, servían para colorear la parte alta de los trompos, las peonzas con que hasta no hace mucho jugaban los niños en el patio de los colegios, en el parque y en las calles, o en una era cualquiera. Todo eso va pasando al olvido, al recuerdo de nuestra infancia, pero los moros siguen naciendo cada año y le alegra a uno el verlos.

También las habas van ya floreciendo y pronto veremos los primeros canutos.


ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario