Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (54) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (17) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (77) Historia pedroñera (141) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (180) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (28) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (6) Naturaleza en Pedroñeras (3) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (48) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (5) Virgen de la Cuesta (6)

domingo, 20 de marzo de 2016

Palabras de humor y drama - Cómo habla nuestro pueblo


por Fabián Castillo Molina 





Las escenas presenciadas esta semana por millones de espectadores en horarios de comida y cena no pueden dejar indiferente a nadie con un mínimo de humanidad. Cientos, miles de personas con lo puesto, huyen de la guerra y la destrucción. Niños, mujeres, hombres,  jóvenes y ancianos, de toda clase y condición, ateniéndose al derecho de asilo, creyendo ir hacia un lugar seguro, cruzan un río gélido con penalidades sin cuento, a pie, con niños en brazos y después, en la frontera, les dan con las alambradas en las narices; haciéndoles volver a desandar lo andado, hacia no se sabe dónde. ¿Qué pasa con los dirigentes de los países ricos de la Unión Europea y con sus votantes?


¿Qué ocurre también cuando un grupo numeroso de jóvenes de uno de esos países ricos (Holanda) se trasladan a España con todas las de la ley, con la excusa de seguir a su equipo de fútbol y mientras llega la hora del encuentro deportivo se divierten bebiendo, y no agua, humillando a la gente más pobre, a las mujeres mendigantes en la Plaza Mayor de Madrid, tirándoles monedas y riéndose miserablemente de ellas sin el menor pudor ni asomo de humanidad? ¿Dónde está la abundante policía que tiene la misión de velar por la ley, el orden y la justicia? ¿Dónde la sensibilidad y el valor de los otros ociosos que ven lo que no les gusta un pelo, pero callan?

Estos acontecimientos, entre otros muchos, se han mezclado con las palabras y expresiones propias de Pedroñeras, escogidas esta semana para recordar el habla de nuestro pueblo y les han hecho tomar un tinte quizás melodramático. Expresiones y ejemplos tomados durante la lectura de la letra M del diccionario de Ángel Carrasco Sotos en ciernes…,  bueno, ya maduro y próximo a entrar en fase de impresión. Algunas de estas palabras y expresiones son:Mugrerío”, ¡verás tú mayo!”, “¡Mia si te murieras!”, o “¡vaya mieja mieja!” entre otras. Esas palabras o ejemplos los he entrecomillado para respetar la procedencia. El trabajo es un experimento  que necesita del lector para completar la historia. Cada una y cada uno sacará sus propias conclusiones.


Palabras de humor y drama

Decía el padre: ¡Mia tú…, si es que nuncha trabajáu en su vida!, ¿cómo quieres que ahora trabaje? Si era ponese a comer y al momento un estendijal y al terminar un migueríooo..

Luego no digamos cómo era en el vestir. Podía presentase un domingo de visita  de tal manera que hasta la madre le espetaba: “¡Te paiquel mugrerío que me lleva en la chaqueta!, está eso embrolláu. Luego iba a hacer cualquier coseja, a na que tuviá que amagas´un poco, aunque fua pa coger dos tomates ´(y mira que le estaban güenos); pos no has dicho na. Venía ahí medio arriñonao. Él decía que maullau" del to. Yo no me explico qué le podía pasar a este hijo ya con aquellos años. Luego tenía una lechecejaaa, por menos de na le decía al que tuviera a lao ¡Si ves que tarreo así una mano güelta!, pero sin venir a cuento.

Es verdad que el pobre había sufrido mucho con los dichos y el trato que le daba su padre. De cuando en cuando le soltaba en público: ¿No le dará vergüenza, tos trabajando y él ahí manicruzao? Y él, a veces respondía:  ¡Pero si´esque tengo las gobanillas abiertas del to de tanto esgorollar ajooosss, muecagüen tooo!, que no hace usté na más que metese siempre conmigo, que un día me vi a ir ande no lleguen las cartas pa no golver más. A lo que el padre sin dudar contestaba: ¿Ah sí?, Modo mentira me paeceso que tantas veces has dicho pero luego na. ¡Mia si te murieras! Qué descanso ibas a dejar.

Otras veces por cualquier cosa, le salía con la amenaza ¡verás tú mayo!, y el muchacho sin saber a qué venía aquello se quejaba: ¿Pero qué hecho yo ahora pa decime eso a mí, Señor mío?

Cuando se ponía la cosa así ya era una pena. Daba lástima y vergüenza estar presente. Alguna vez que se levantaba con mejor humor le decía algo al padre de buenas. Entonces el hombre le salía por los cerros de Úbeda y claro, la criatura respondía humillado: ¡Miaquasí nunca venile na bien!

Otros días, el padre lo veía salir enhebrao bien temprano, sin decir ni buenos días ni hola y le decía: ¿qué marcha me llevas? y él ni le contestaba. Luego, a lo mejor venía de los melones con la  bicicleta y traía en las agüeras los dos más grandes que había visto, a ver si congraciaba algo y aunque estuvieran ya maduros, para comer, el comentario  favorito del padre: “¡vaya mieja mieja! él lo tomaba por lo peor y lo doblaba. ¿Qué le quedaba?, pues lo de siempre: ¡Miaquasí nunca , nunca, nunca venile na bien, Señor mío de mi vida!

Algún día a él le daba por ir a buscar al padre a casa de su abuelo y preguntaba “¿Ha venío mi padre?,  y se encontraba con la respuesta Ahora mismico sacaba dir daquí. Era una pena y una tristeza permanente, parecía que nada le salía bien. Daba lugar a pensar cual era el origen de comportamientos así y qué remedio podía tener aquello.

Libros de Fabián Castillo Molina

Al pueblo (poesía) y La Culpa (novela)



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario