Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (114) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (54) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (28) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (27) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (5) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (71) Historia pedroñera (133) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (5) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (151) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (51) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Memorias (16) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (2) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (9) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (14) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (41) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (56) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (9) Toponimia (70) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (7) Viajecetes (3) Vídeos (1) Virgen de la Cuesta (5)

lunes, 4 de enero de 2016

El secreto de Anchuelo que... lo sabían demasiados para serlo



El grupo pedroñero "No eres del Lugar si no..." no es solo una forma de entretenimiento, sino que, además, sirve para destacar y hacer valer todo aquello que nos diferencia, que nos define, que nos hace ser pedroñeros, en definitiva. Y una característica en este sentido (si no la más representativa) es su habla. En el Grupo de Facebook hemos puesto fotografías, hemos recordado anécdotas, costumbres..., pero sin duda lo que más nos siguen llamando la atención son las expresiones y palabras que singularizan nuestra habla. Una buena almorzá he tomado yo de estas conversaciones que uno tiene con el resto de los miembros del grupo para ir enriqueciendo el diccionario que ya anda muy muy adelantado (vamos, que está a punto de cerrarse definitivamente), aun sabiendo que todavía, pese a llevar 20 años metido en estos menesteres, alguna expresión o algún vocablo se quedará sin apuntar. Pero, en fin, tiempo habrá de hacer apéndices si esto ocurre al ya de por sí monumental (por su tamaño ciclópeo) diccionario del Lugar.


El otro día mismamente Mª Luis Madrigal Monedero, una habitual por estos pagos de la Internet lugareña, apuntó una expresión que uno no había escuchado nunca: el secreto Enchuelo, que lo sabían los del lugar y los forasteros. Decía nuestra amiga que era expresión de uso extendido en su familia y aunque en la mía no lo habían escuchado jamás, me puse a investigar por la Red. Y lo encontré.



A decir verdad el secreto Enchuelo era en realidad El secreto de Anchuelo ("que lo oyó -o supo- todo el pueblo" o "que lo decía dando voces"). Lo original de la versión pedroñera no era solo la transformación de Anchuelo en Enchuelo, sino del añadido "que lo sabían los del lugar y los forasteros". Estas peculiaridades lo convertían en un dicho que, evidentemente, tenía que venir a formar parte de nuestro diccionario local. Y, bueno, el significado (irónico), venía a referirse a lo que comúnmente se conoce con la expresión -más extendida- de ser algo un secreto a voces. Un secreto que conoce todo el mundo deja de serlo pues atenta contra la condición necesaria para que algo pueda ser considerado un secreto. En fin.

Anchuelo, amigos, no es el nombre de una persona, como podríamos pensar en un primer momento, sino el nombre de un pueblo madrileño muy cerca de Alcalá de Henares y, también, del límite con la provincia de Guadalajara.




El dicho tiene, al parecer, una base histórica (o legendaria, que esto pocas veces se sabe a ciencia cierta). Resulta que Cipriano y Pepe, ambos pastores que ejercían su oficio en Anchuelo, se encontraban haciendo lo que mejor sabían, dirigir al rebaño para apacentarlo en las inmediaciones de la localidad. Cipriano se hallaba en el llamado cerro de la Cruz y Pepe en el del tío Bernardo. Son dos cerretes entre los cuales Anchuelo se extiende. Al ver Cipriano a Pepe, aquel le dijo a este a voces: "¿Pepe, sabes que me caso? Pero no digas nada de esto por el pueblo". Pepe no le entendía con claridad, pues aunque los cerros son cercanos, existe entre ellos la distancia necesaria como para que una conversación secreta, como se entendía que debía ser aquella, no pudiese efectuarse conforme a lo que marcan lo cánones. Así que Cipriano empezó a levantar la voz, ya al final tanto que lo que se pretendía secreto llegó a convertirse en algo del conocimiento de todo el pueblo pues una vez que las palabras del pastor llegaron a oídos de los que en ese momento se encontraban en las calles de la población, estos, como es costumbre, comenzaron a divulgarlas tan pronto como encontraron la ocasión. Antes de que Cipriano bajase a su casa a recogerse, ya todos sabían que su vecino se casaría pronto. De ahí los versos:

Así nos cuenta la historia
sin trampa ni falsedad:
el gran secreto de Anchuelo,
que se supo en Santorcaz.


Anchuelo rodeada de cerros.


ÁCS

Y no te olvides de estos

Información AQUÍ



Información AQUÍ


Información AQUÍ


Información AQUÍ

Información AQUÍ


Información AQUÍ



Contacto (de reserva): 

Tfno.: 617 567 183 - 967 161 475 

Mail: acasotos@gmail.com

Dirección personal: Avda. Sebastián Molina, 9, 2º B - Las Pedroñeras - Cuenca (16660). Frente a la báscula municipal. Llámame antes o envíame un whatsapp o mail.

Y si me dais una dirección, os lo puedo acercar a casa.
Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada