Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (139) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (165) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (53) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (16) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (10) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

jueves, 16 de octubre de 2014

La calavera y la serpiente - Una impactante historia de Fabián Castillo Molina

La calavera y la serpiente

por Fabián Castillo Molina


Era un sábado de mayo. Habíamos salido los cuatro de Madrid muy de madrugada con la intención de estar próximos a La Alberca (Salamanca) a primera hora, puesto que en el programa teníamos previsto visitar Monasterio y el Parque Natural de La Peña de Francia, además de la citada villa medieval que llevaba el mismo nombre que nuestro vecino pueblo de la provincia de Cuenca. Por añadidura y proximidad pasaríamos por Candelario, pueblo charro también digno de conocer. 




Paramos a estirar las piernas y tomar algo junto a un río sobre una pradera verde y fresca. Cuando nos disponíamos a continuar la marcha, en un rápido reconocimiento de la tierra que pisábamos descubrimos una calavera al parecer de caballo, muy bien conservada y María Rosa dijo que le gustaría llevársela para dibujarla, le gustaba lo limpia y completa que estaba, dijo. A mi hermano le pareció buena idea. La observaron y dieron la vuelta sin mirar demasiado en las cavidades interiores del cráneo que habían quedado huecas en su día al vaciarse la masa encefálica. A mí, como conductor y responsable de la excursión, no me convenció nada puesto que en el maletero no iba a ponerla junto con el equipaje y el resto de comida que todavía quedaba. A Carmen, mi cuñada, le resultaba indiferente, por tanto parecía evidente que la mayoría iba a conseguir que esos restos de cráneo de animal que vivió y pastó  por esos lares compartiera parte de la excursión. Puse una condición: "Si la llevamos, hay que meterla en una bolsa de plástico y tendrás que llevarla debajo del asiento de al lado junto a tus pies", dije a Mª Rosa. Aceptó la condición y se añadió como un elemento más del equipaje. Carmen consintió, a pesar de que eran ellas dos quienes, al ir en los asientos traseros, llevarían la bolsa que contenía la calavera muy próxima a sus pies.




Continuamos viaje y se fueron cumpliendo los planes previstos disfrutando de la naturaleza y encantos que muestran los destinos mencionados, La Alberca es un ejemplo de villa rural medieval que recibe un verdadero río de visitantes curiosos y  turistas no solo peninsulares. Por lo general, quien visita este lugar no deja de subir al monasterio de La Peña de Francia, que es un enclave desde donde se divisa una grandísima extensión de paisaje de ese parque natural también digno de conocer, y después Candelario, otro pueblo salmantino típico de sierra, con reguerones de agua cristalina de montaña (en otros tiempos pequeños cerrojos o riachuelos), agua que baja cantando día y noche por sus calles convirtiendo su rumor en música que recuerda que allí corre la vida permanente por sus calles.

Vimos ponerse el sol por aquellas tierras y regresamos a Leganés bien entrada la noche. En el camino de regreso María Rosa se removió inquieta más de una vez porque notó (dijo después) como si le corriera por las piernas fugazmente algún bicho, pero fue tan rápido que no llegó a decirlo. Nos despedimos de Emilio y Carmen, metimos el coche en el garaje compartido de la comunidad, subimos el equipaje y dejamos bajo el asiento delantero del acompañante la bolsa de plástico con la calavera del caballo.




Al día siguiente, domingo, bajé a recoger lo que me había dejado en el maletero la noche anterior y, al cerrar el portón, vi algo anormal en le hueco entre los dos asientos delanteros reservado para llevar alguna botella grande, guantes o algún accesorio provisional. Dejé en el suelo lo que llevaba y abrí la puerta delantera del acompañante para mirar qué había allí y asegurarme. Lo que vi me produjo un inmediato escalofrío. Enroscada como rosca de churros, acurrucada en el espacio indicado brillaba la serpiente verdosa, no muy gruesa, más o menos como una salchicha de las medianas, pero ocupaba todo el hueco y no debía ser corta. Estaba quieta y sigilosamente me eché hacia atrás y cerré la puerta. Me quedé quieto junto al coche pensando qué hacer. Decidí que había que afrontar la situación y pensé que lo mejor sería  abrir el portón trasero y coger unos guantes gruesos de trabajo que había atrás y así lo hice mientras miraba el hueco de plástico que servía de nido a la serpiente que seguía inmóvil. Me puse los guantes y cogí una bayeta que pensaba echar sobre el reptil, convencido de que seguiría en su nido sin moverse. Abrí la puerta lateral derecha y ¡sorpresa!, se había colocado recostada en la puerta y al abrirla cayó al suelo dio un latigazo rapidísimo y huyó por debajo del coche, fui corriendo por ver si la alcanzaba o al menos por ver dónde se escondía, pero ya no volví a verla. Después, nadie dijo haber visto a la serpiente salmantina ni yo tampoco. ¿Qué sería de ella? ¿Dónde se refugiaría? ¿Salió de la segunda planta del garaje? ¿Cuanto tiempo logró sobrevivir en la ciudad? Eso creo que nunca lo sabremos.

Al subir a casa y contárselo a la compañera de viaje se quedó blanca. Reconoció que los rápidos roces que había sentido habían sido sin duda de la culebra. No quería ni pensar qué habría podido ocurrir si se da cuenta de lo que pasaba y si además esto hubiera ocurrido ya de noche en el viaje de regreso.

Moraleja, si decides añadir un viajero imprevisto, revisa concienzudamente qué se esconde en las partes huecas que en su día ocupaba la carne.

Las Pedroñeras, el 11 de octubre de 2014


©Fabián Castillo Molina

3 comentarios:

  1. Que relato mas bonito.....como relato .Ir de viaje con una culebra a tus pies ya me gusta menos.
    LO que podía haber pasado si en plena carretera Maria Rosa se da cuenta de la amiga que llevaba debajo.Me pasa a mi y me salgo por la ventanilla. Es muy original no creo que le haya pasado algo asi a mucha gente...que lo cuenten por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Digamos que somos aficionados. En el caso del vídeo, somos videoaficionados creativos, creo que así pueden llamarse.

      Eliminar
  2. Fabian :sois una familia de artistas.Pintores, escritores .No se co0mo se llama a los que hacen videos tan bonitos .Felicidad para la familia

    ResponderEliminar