Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (54) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (17) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (77) Historia pedroñera (141) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (180) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (28) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (6) Naturaleza en Pedroñeras (3) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (48) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (5) Virgen de la Cuesta (6)

jueves, 10 de abril de 2014

El rezo de las cruces en Sábado Santo en Pedroñeras




Quizás algunos de vosotros no conozcáis esta tradición pedroñera que venía haciéndose en el pueblo durante muchos muchos años, siglos quizá, y que se estuvo realizando en el Lugar hasta los años 70 del pasado siglo. Apuntada tenía esta costumbre y estos días me la recordó, con ampliados datos, Jesús Antonio Madrigal López, así como el nombre de la última persona que las rezó, María Sotos Araque, que al resultar que es prima hermana de mi madre pues la envié como mensajera para que completase algunas dudas que yo tenía sobre ello.


A las doce de la noche del Sábado Santo se iniciaba el rezo, para lo cual se seguía el apartado titulado "Reloj que despierta al alma dando las horas de la Semana Santa", contenido en el libro de Bernardo Sierra, publicado en el siglo XVII y titulado Ramillete de divinas flores escogidas en el jardín de la Iglesia del que se hicieron numerosas ediciones en los siglos posteriores. La edición de María Sotos es de 1876; la de Jesús Antonio (perteneciente a su abuela Catalina), de 1898. El recorrido y rezo de las distintas estaciones ocupaba prácticamente toda la noche.

Estas eran las paradas en las que se rezaba según el orden que se seguía:

1) En la puerta de la ermita del Santo Cristo.
2) Frente a la antigua cruz de madera que había Entrecapillas (en la pared de la iglesia).
3) En la puerta principal de la iglesia.
4) En una pequeña cruz que había cercana al monumento al aviador laureado, que luego, cuando se retiró, fue sustituida por la cruz de los caídos por el bando franquista en la Guerra Civil.
5) Frente a la cruz de Marchantes.
6) En la puerta de la ermita del Santo (San Julián; antes, San Sebastián).
7) Frente a la cruz del Coso.
8) Frente a la ya desaparecida cruz Cerrá.
9) En la puerta del Sepulcro (ermita de Jesús).

Entre rezo y rezo (que se hacían a la luz de velas y faroles, y sentadas en asentillos que iban trasportando de un lado a otro), mientras la cuadrilla de mujeres avanzaba hasta la siguiente cruz para rezar la estación que tocase (estaciones que recordaban la pasión, muerte y resurrección de Jesús), iban rezando avemarías y padresnuestros, y cantando canciones devotas como aquella que decía:

-¿Dónde vas, Virgen María,
a deshora de la noche¿
-Voy en busca de mi Hijo,
que lo entierran esta noche.


Cuando se completaba el rezo, tenían la costumbre de ir llamando a las puertas para anunciar que el Señor había resucitado.





María Sotos Araque, que era muy niña cuando comenzó a rezarlas, recuerda el nombre de antiguas rezadoras entra las cuales se encontraba mi bisabuela Lucía Haro. Otros nombres que apunta son los de: Catalina Izquierdo y su hija Alejandra, la Ramona "la Moralas", María Jesús "la Margarita", Luisa "la Fresneda", la Vicenta "la Tabuleta" y su madre, Luciana, y la hermana Guedica. María Sotos cuenta actualmente con 82 años y fue en los primeros años 70 cuando dejó de rezarlas. Nadie ha continuado con esta tradición.

Me apunta Antonio Jesús que piensa que tal costumbre devota comenzaría en años no muy lejanos a la publicación de este libro, que sería quien la impusiese, así como la colocación de ciertas cruces en lugares determinados para llevar a cabo el rezo de las estaciones, una costumbre, según me dice, anterior a las procesiones de Semana Santa.


Os copio la portada de tres de las ediciones decimonónicas de este libro y la página de dos de ellas en las que comenzaría el rezo de estas nueve estaciones. Si queréis acceder a su lectura, podéis ir, por ejemplo, a esta dirección de Google Libros. Podéis también adquirirlo en edición moderna aquí. También os recuerdo la tradición -moribunda hoy- de rezar el Vía Crucis el Viernes Santo, según os expuse en esta otra entrada.







ÁCS

No hay comentarios:

Publicar un comentario