Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (54) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (17) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (77) Historia pedroñera (141) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (180) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (28) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (6) Naturaleza en Pedroñeras (3) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (48) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (5) Virgen de la Cuesta (6)

domingo, 13 de octubre de 2013

Creencias pedroñeras: remedios contra el dolor de muelas



Son muchas las creencias que se tenían en nuestro pueblo hasta hace bien poco. Creencias que daban pie a determinadas acciones algunas de las cuales han perdurado y continúan ejecutándose, y otras se han perdido definitivamente. Esta que os ofrezco hoy tiene relación con caseros remedios para el dolor de muelas. Desconozco si aún se siguen llevando a cabo estos remedios que rozan lo supersticioso y que forman parte más de la fe popular que de algo que tenga relación, evidentemente, con la ciencia.


Fijaos. Para curar o atenuar el dolor de muelas era bueno, según dicen, llevar colgadas al cuello dos habas secas o, también, como remedio alternativo, enjuagarse la boca con agua en la que se habían puesto previamente a hervir cortezas del tronco de una maraña (o sea, de un coscojo, esa especie de arbusto a modo de encina que da esas bellotas delgadas y amargas).

De distinto remedio nos habla Dioni Iniesta Molina. Consistía en liarte una pañuelo alrededor de la cara, te daban una chicharra seca cogida del campo (se encontraba pegada a los ajos o al pie de las cepas) y tenías que llevarla en el bolsillo del pantalón del lado en que estaba la muela que te dolía. También dice que se quitaba el dolor (decían) rezándole tres avemarías a la Virgen del Perpetuo Socorro. Su hermano Rafa recuerda que también había una especie de obleas con la forma de esta Virgen que se comían con el mismo propósito.

Otros optaban por rezar esta oración que Felicísima Pacheco Calvo (Fili) ha tenido a bien proporcionarnos. Se trata de un breve romance antiguo en cuanto a su forma como composición poética.

Estando San Pedro un día
en el río del Jordán,
pasó por allí el Señor y le dijo:
“Pedro, qué triste estás”.
“Señor, si tengo un dolor de muelas
que no me puedo aguantar”.
“Toma estas cuatro letras,
tocas a la piedra imán.
Llévalas siempre contigo
y jamás te dolerán”



A la anterior, hay que sumar esta otra, que recitaba la hermana Clotilde, hija de un curandero gallego, que nos recuerda Jesús Antonio Madrigal López:

Santa Águeda en su puerta estaba;
la Virgen por allí pasaba.
-¿Qué te pasa, Águeda?
-Que ni duermo ni velo
del dolor de muelas que tengo.
[Ahora se decía el nombre de la persona afectada por el dolor]
 -Pues por lo que tengo en el vientre
no ha de dolerte ni muela ni diente.

Por aquí os copio la versión recogida por Francisco Mendoza Díaz-Maroto en su recomendable Antología de romances orales recogidos en la provincia de Albacete (1990), en El Ballestero, por Luisa Pozo López en 1980. El incluye dentro del apartado "Romances tradicionales de tema religioso. Sobre santo y otros temas religiosos". Dice así:

Santa Polonia en su casa estaba,
la Virgen María por allí pasaba
y le dijo: -¿Qué hacer, Polonia?
-Ni duermo ni velo
ni sueño que tengo,
que tengo un dolor de muelas
que yo me muero.
-Yo te prometo, Polonia,
por el sol reluciente
y por este precioso Niño
que llevo en mi vientre
que el que esta oración
tres veces dijere,
no le dolera
ni muela ni diente.

©Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario