Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (55) Álbumes y cromos (3) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (2) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (32) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (17) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (79) Historia pedroñera (147) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (7) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (193) Libros (2) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (59) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (30) Microrrelatos (9) Miscelánea (9) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (9) Naturaleza en Pedroñeras (5) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (55) Poesía (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (9) Virgen de la Cuesta (6)

viernes, 15 de septiembre de 2017

Sin salida: microrrelato y microcortometraje (grabado en Pedroñeras)


por Fabián Castillo Molina






El siguiente texto es una ficción a partir de la grabación de vídeo. Debe leerse antes de ver el microcorto para ver el contraste entre escritura e imagen en movimiento. En este caso fue antes la imagen que la escritura, aunque como sabemos suele ser al revés. Dichas imágenes fueron grabadas en un sótano de Pedroñeras en julio de 2016, casi por sorpresa, fue algo inesperado que te encuentras y que produce sensaciones que siguen vivas con el paso del tiempo. Parece que  sugiere algo más, ¿no lo creéis así?



Sin salida


Llevaba allí recluido en aquel sótano varios meses, había perdido la cuenta de las noches y los días. No recordaba cómo había llegado allí, ni el cómo ni el porqué. Lo único cierto era la imposibilidad de salir.


Aquella mañana inesperadamente vio la claridad que tanto tiempo llevaba sin ver. Una luz cegadora, una ventana, dos ventanas, limpiamente marcadas en la pared como por arte de magia al alcance de la mano. No podía creerlo. Cogió la cámara que le habían dejado un día junto con la comida y quien lo hiciera debía saber que la fotografía y el vídeo eran sus aficiones favoritas. Lo habían sido siempre, aunque no había aprendido lo que le hubiera gustado. Se puso a  retratar lo que parecía su propia sombra, pegada a la ventana clara y limpia que debía conducir a la salida. Avanzaba despacio, incrédulo, nervioso con el pulso alterado al principio, zigzagueando suavemente sin dejar de grabar. Cada vez le parecía más real lo que estaba viviendo, que aquella ventana, aquella luz limpia conducía a la deseada libertad. Avanzó titubeando, muy lentamente y cuando la ventana estaba al alcance de su mano, extendió el brazo, aproximó las yemas de los dedos a tocar el posible cristal o el aire que esperaba encontrar, la salida. Pero ¡ohhh! desengaño, amarga realidad. Aquella intensa luz, aquella ventana claramente marcada en la pared no era la salida. Pensó en los oasis del desierto que ven las personas sedientas, ya casi notando el agua, al alcance de los labios y al llegar, al querer entrar en contacto, el agua se desvanece. Las yemas de sus dedos chocaron con una superficie dura y fría como el mármol, firme, resistente. Golpeó con fuerza y estaba claro que no sonaba a hueco. Un sólido muro seguía cortando la salida. No había escapatoria posible. El grito que salió de su garganta pudo escucharse en muchas manzanas a la redonda, y la respuesta, el silencio más absoluto. Nadie respondió, todo seguía igual. La luz seguía allí. La ventana seguía invitando a la salida. La sombra negra de su cuerpo y su cabeza en medio de la luz, sin salida.


No hay comentarios:

Publicar un comentario