Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (13) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (74) Historia pedroñera (139) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (165) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (53) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (18) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (16) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (45) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (7) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (10) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (9) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

martes, 10 de junio de 2014

Noticia sobre el Casino Republicano de Las Pedroñeras en 1887



No había ciudad de provincias o pueblo que se preciase que no tuviese casino en el siglo XIX, y fue moda que continuó durante al menos la primera mitad del siglo XX. Los casinos, casi siempre de arquitectura clásica merengada y rancio interior, servían de lugar de encuentro entre los honorables hombres del lugar, que solían pertenecer de suyo a las clases acomodadas. En los casinos provincianos se hablaba de todo, pues servían de tertulia, mentidero local y también de fumadero, lugar donde tomar una café y una copa, leer la prensa del momento y jugar a las cartas o al dominó. Solían tener también los casinos su parte de biblioteca, armarios que, de hecho, pocas veces se abrían y donde los libros, casi siempre escasos, pasaban las horas muertas acumulando polvo. Un lugar donde hablar del tiempo, de la siembra, de política y de mujeres (porque no las había en los casinos). Uno de estos se abrió en Pedroñeras allá por 1887, y de ello hay noticia en la prensa, de modo que el periódico El País (de aquella época) se hizo eco de tan puntual y extraño asunto.

No me preguntéis dónde estaba ubicado pues nada sé de este casino más allá de los datos que se aportan sobre el día de su inauguración en la nota de prensa que a continuación os copio; aunque quizá en la casa de los Estesos o de la familia Marcos Pelayo, en ese que fue salón de baile de la Genara, ahí en el Coso. Espero que os resulte interesante. Es parte de nuestra historia al fin y al cabo y algo sobre lo que quizá valdría la pena investigar.


NOTICIA (El País, 9 de junio de 1887)

El 27 de mayo último se inauguró el Casino Republicano de Pedroñeras.

El acto estuvo animadísimo, pronunciándose discursos entusiastas en elogio de la política de nuestro querido jefe, mereciendo especialísima mención el de un joven de quince años que, admitido como socio, sorprendió a la concurrencia con una oración de gracias, tan elocuente como sentida.

El infantil orador llámase D. Juan Francisco González, y su discurso fue interrumpido varias veces por los aplausos y aclamaciones de la concurrencia. La falta de espacio nos impide tener el gusto de publicar el extracto que de sus palabras nos envía nuestro diligente corresponsal.

Amenizó tan solemne acto la banda de música de la población, tocando escogidas piezas.


Y hasta aquí la breve reseña del evento. Yo me pregunto, una vez leída: ¿Quién sería ese joven Juan Francisco González? ¿Cuál su discurso, que no se publica en el periódico por extenso? ¿Quién el corresponsal que enviaría en ese 1887 la noticia al periódico madrileño? 


Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario