Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (53) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (16) Folclore (2) Folclore infantil (29) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (76) Historia pedroñera (140) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (171) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (22) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (4) Naturaleza en Pedroñeras (2) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (16) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (46) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (2) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (2) Virgen de la Cuesta (6)

martes, 23 de julio de 2013

Labores en el cultivo del ajo en Pedroñeras (3) - A poner ajos: La siembra de los ajos

Poniendo ajos en 1966 (foto cedida por María Haro)

En entradas anteriores de esta serie hemos visto las labores de preparación de la tierra de los ajos y la del esgorolle, también conocida como esgranar a mano. Ahora toca, una vez que ya tenemos los dientes, ir a sembrarlos, a ponerlos, y lo haremos a mano. ¡Qué tiempos!


A la hora de sembrar los ajos, por diciembre o enero, las mulas tiraban del arado común trazando los hilos o surcos (a unos 30 o 35 centímetros de distancia uno de otro), mientras detrás marchaban los poneores (o, mejor, poneeras, pues normalmente eran mujeres) hincando los dientes en el lomo con el culo hacia abajo, a una distancia de jeme corto

Antes, los dientes habían llegado al campo metidos en capachos, sacos o costales. Una vez en la tierra, se distribuían espuertas en distintos puestos y hasta ellas se llegaba con los sacos, transportados a lomos de mula, para llenarlas de dientes, al mismo tiempo que se ablentaban un poco. En estas espuertas, regularmente distribuidas, las poneeras rellenarían sus mandiles (los que luego se llamarían morrales). Si la poneera era buena, normalmente iba dejando sin poner las almendretas o dientes más pequeños, así como los que estaban follos o sin consistencia. 

Los dientes, como digo, se llevaban en un mandil con un gran bolsillo delante. Se iban sacando a puñados con la mano izquierda que, a la vez, iba proporcionando a la derecha los dientes uno a uno y ésta los iba hincando metiéndolos un poco bajo tierra. El trabajo de poner ajos era quizá el más cansado, pues el cuerpo tenía que ir totalmente doblado, había que procurar no pisar la siembra con los pies, y nada digo del frío que suele hacer para estas fechas que impiden incluso al campesino hacer el huevecete las más de las veces, es decir, juntar las puntas de los dedos, rojos como tomates. 

Del libro Imágenes de un siglo en Las Pedroñeras II

Detrás de estas mujeres marchaba un hombre que se ocupaba de ir tapando debidamente la siembra arrastrando la tierra con el pie, así como de romper los guesones con la llamada porra de esguesonar, palo de madera acabado en una especie de porra, que estaba hecho normalmente de madera de carrasca .

Foto cedida por Felipe Martínez

[Los textos están tomados de mi libro Jardín de curiosidades sobre el ajo]


©Ángel Carrasco Sotos

No hay comentarios:

Publicar un comentario