Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (54) Anécdotas (1) Antropología médica (2) Arqueología (1) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (71) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (120) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (56) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (20) Chozos (3) Creencias pedroñeras (3) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (29) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (17) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (49) Fotos del Lugar (6) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (77) Historia pedroñera (141) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (6) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (10) La sección de Fabián (180) Libros (1) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (54) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (28) Microrrelatos (9) Miscelánea (8) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (6) Naturaleza en Pedroñeras (3) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (17) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (17) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (48) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (4) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (8) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (71) Usos y costumbres pedroñeras (14) Varios (10) Viajecetes (3) Vídeos (5) Virgen de la Cuesta (6)

miércoles, 14 de mayo de 2014

Pedroñeras con sabor a ajo (9): Rondando entre trigos, girasoles y ajos



por José Vicente Navarro Rubio


DE PASO POR LAS PEDROÑERAS Y POR LA MANCHA RONDANDO ENTRE TRIGOS, GIRASOLES Y AJOS 


Por aquellos lugares de La Mancha
me encuentro paseando,
entre llanuras inmensas, casi páramos,
de hombres trabajadores
con sudores cayendo entre abrazos
y de mujeres en sus casas y en los campos
comiéndose los terrones de tierra con los ojos y ayuda de las manos.


Entre campos de trigos, girasoles y ajos,
entre viñedos y olivos,
almendros amargos,
nidos de perdices, codornices volando,
camas de liebres, conejos saltando,
tábanos fastidiando,
entre todo eso
que a algunos les suena casi a historias de otros años
uno fija su imaginación
y olvidandose de ciertas fechas
que se adivinan en un calendario
recorre los pueblos
y en todos ellos sin más preguntas
 ni dar más datos
se encuentra con el alma manchega
y con sus antepasados
sin necesidad de más apellidos
que la cuna y la sepultura
por estas tierras rondando
desde aquellos días en que nos vestimos con los olores de las estaciones
y de las cuatro letras aprendidas con un tarugo de leña bajo el brazo.

Paso por Las Pedroñeras,
ahí queda el pueblo
desde siempre jugando
a pasar por la guillotina a todas aquellas cabezas de ajos
que nacen en sus campos
y entre ganados perdidos cerca de las matas de chaparros
que crecen en los inmensos campos
cojo una carretera
y para cuando vuelvo a sentir inspiración, ¡loados sean los santos!,
me encuentro en La Alberca
sin saber como me vine desde tan lejos
hasta este abrevadero de aguas en una plaza que no da para más que un caño
y así me llego casi volando a Santa María del Campo Rus
lugar donde falleció entre llantos
aquel poeta hijo y sobrino de hombres versados
en el arte de desportillar las palabras
y convertir los tacos
en adoradas perlas
que en los libros surgen para recordar a tantos y tantos buenos poetas
y vasallos.

Jorge Manrique, nacido en unas Navas,
murió de paso y batallando
cerca de otra Nava que era del Castillo de Garcimuñoz aldea y del tamaño
de un pequeño mojón banco
y por la Nava pasó ya con la muerte en sus labios
componiendo algún poema entre gritos de dolor y de llanto
que sepa Dios
en que paridera de corderos se quedaron sesteando.

No recuerdo el por qué
pero ya cogiendo el hilo vuelvo al origen del relato
para cuando Pinarejo aparece ante mi vista
y vuelven a surgir ajos
y si no fuera por su iglesia
y por qué de Las Pedroñeras me encuentro alejado
yo diría que me cogió un encantamiento mágico
y me vi envuelto en una de esas aventuras
que contaba un tal Cervantes en su libro más consagrado.


©José Vicente Navarro Rubio

No hay comentarios:

Publicar un comentario