Etiquetas

Adivinanzas (1) Ajos (56) Álbumes y cromos (4) Anécdotas (5) Antropología médica (2) Arqueología (2) Artículos en otros medios (4) Artículos en Pedroñeras 30 Días (69) Aviador Laureado Félix Martínez (7) Basura Espacial (9) Belmonte - por Miguel Ángel Vellisco (118) Bodegas antiguas (1) Calendarios (1) CALLEJERO (14) Cancionero (51) Carlos Martínez Rubio (1) Censo - Población (22) Chozos (3) Creencias pedroñeras (2) Cuentos y chascarrillos (4) Curiosidades (34) El rincón de Teresa (20) Entrevistas (11) Fiestas (18) Folclore (2) Folclore infantil (30) Fósiles en Pedroñeras (1) Foto semanal (11) Fotografías y postales (50) Fotos del Lugar (8) Guerra Civil (10) Habla pedroñera (79) Historia pedroñera (149) Huertas pedroñeras (6) I.E.S. Fray Luis de León (9) Iglesias y ermitas de nuestro pueblo (10) Instituto (1) Inundaciones en Las Pedroñeras (7) Julián Escudero Picazo. (11) La sección de Fabián (203) Libros (2) Libros de las fiestas (6) Libros sobre Pedroñeras (75) Literatura sobre Pedroñeras (36) Lugares emblemáticos (1) Mapas (3) Mata Hermosa (3) Medicina popular (1) Memorias (35) Microrrelatos (9) Miscelánea (9) Mojones (3) Molinos (1) Motes de Pedroñeras (10) Museo del labrador (10) Naturaleza de nuestra Mancha (11) Naturaleza en Pedroñeras (8) Neruda (1) Noticias Pedroñeras (19) Origen del nombre de Pedroñeras (3) Paisajes pedroñeros (1) Palabra de Saturio (5) Patrimonio pedroñero (18) Pedroñeras fuera del pueblo (1) Personajes famosos (33) Platos típicos (2) Pluviometría de Pedroñeras (66) Poesía (1) Pregón de las fiestas (2) Pregones (1) Prensa histórica-Noticias históricas (57) Prensa y revistas (3) Promoción (1) Quinta 69 (2) Quintas (2) Recetas pedroñeras (6) Refranes con ajo (1) Relaciones de Felipe II (1575) (8) Relatos (3) Reportajes fotográficos (9) Riada del 2009 (1) Rutas pedroñeras (1) Santiaguillo (4) Tesis Mª Pilar Martín Alonso (11) Toponimia (72) Usos y costumbres pedroñeras (12) Varios (10) Viajecetes (11) Vídeos (15) Virgen de la Cuesta (6)

domingo, 23 de febrero de 2014

Pedroñeras minuto a minuto (5) - Boleando en la Vereda: Año 1990



por Fabián Castillo Molina






Aquel grupo de amigos habían hablado días atrás de ir a echar un boleo a la vereda como otros años. Quedaron para el sábado y cumplieron con su palabra. a media mañana estaban dispuestos a medirse las fuerzas y demostrar a los demás de lo que eran capaces. No contaban hasta el mismo instante de iniciar la partida, ni estaba previsto por ninguno, que esa competición fuera filmada por un aficionado a la cámara. Lo que no podía esperar ninguno de los participantes ni remotamente, era, que dicha competición pudiera ser vista 24 años después por todo el que quisiera, a través de los teléfonos móviles o internet, porque no existía por entonces ninguno de estos medios.


Los dos grupos que se formaron querían ser los ganadores, como en toda competición, cada uno aportaría lo mejor de sí mismo. El cámara no competía con nadie, ni nadie le había encargado aquel trabajo. La mañana era nublada y el aire puro de la vereda alimentaba los pulmones. Se estaba bien allí. Mientras los filmaba sentía que algo hermoso estaba ocurriendo y él estaba dejando constancia de ello. Lástima no tener más experiencia y mejores medios. En cualquier caso, algunos instantes memorables quedaron fijados para muchos años. El impulso y la fuerza de los brazos, manos y piernas de los deportistas quedó patente.

Su equilibrio. La decisión de poner toda la carne en el asador quedó patente. Para que los jóvenes de ahora que no practiquen el boleo lo tengan en cuenta, ahí quedan las imágenes y especialmente como homenaje a todos los que participaron. Se omiten los nombres en esta edición, sobre todo para ofrecer la oportunidad a los espectadores de identificar a cada uno de los deportistas."



Boleadores en la Vereda from Fabian Castillo Molina on Vimeo.


El boleo, un deporte popular de Las Pedroñeras en los años 90

El llamado boleo tiene su verbo, bolear.  En nuestro pueblo hubo un tiempo en el que había mucha afición por la práctica de este deporte popular. Reunía a un grupo de amigos que en muchos casos iniciaban la competición  por un camino apenas salían del casco urbano, en horas o días de poco tránsito. Se trataba de compartir un rato, quizás una o dos horas, intentando demostrar el estado físico y la potencia y pericia que tenía cada uno para tirar las bolas. Nada que ver con el güá, el billar, o la petanca,  salvo el uso de unas bolas, en cada caso de su tamaño y material.

El boleo era cosa de hombres. Cada uno empujaba la bola con su mayor potencia y equilibrio. Procuraba tirar para que no se saliera del camino y llegara lo más lejos posible, aunque a veces pegaba en una piedra, o en terreno blando y todo el esfuerzo se perdía. Hacían un recorrido silencioso, y solamente en el instante del lanzamiento y en momentos muy puntuales se les oía alguna exclamación o comentario. Recorrían un camino respirando aire puro, viendo el paisaje de toda su vida de manera tan natural y tan tranquila que daba gusto contemplar el grupo.

En estar breve muestra captada casi por casualidad en abril del 90, podemos ver algunos detalles y peculiaridades de este deporte pedroñero.


©Fabián Castillo Molina



Libros de Fabián Castillo Molina:


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario